El nuevo CNE y las reacciones que despertó

En mayo de este año se designó un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE). Una de las cosas relevantes en este nombramiento es el que dos de los cinco rectores principales sean parte de la oposición venezolana.  

Al parecer esto tiene como objetivo tratar de generar confianza en la ciudadanía con lo que respecta al voto. Es también una respuesta de la comunidad internacional que desde el 2015 no reconoce ninguno de los comicios hechos desde esa fecha hasta el presente. 

El nuevo Consejo Nacional Electoral está compuesto de la siguiente manera:

  • Pedro Enrique Calzadilla: además de ser político y profesor, es historiador. Fue ministro de Cultura entre 2011-2014 en el gobierno del presidente fallecido Hugo Chávez. También fue ministro de Educación Superior del actual presidente Nicolás Maduro en el año posterior. Perteneció al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
  • Alexis Corredor Pérez: también perteneció al PSUV y fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente desde agosto de 2017 a diciembre de 2020. Es profesor de historia y geografía.
  • Tania D’Amelio: es abogada y dirigente política. Ya cuenta con experiencia en el Poder Electoral pues fue rectora del CNE en noviembre de 2009. Posteriormente se desenvolvió como diputada por el Partido Socialista Unido de Venezuela durante el periodo del 2000-2005.
  • Roberto Picón: es uno de los opositores presente en esta nueva autoridad y lo postularon las universidades del país. Es ex asesor electoral de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y es ingeniero de sistemas.
  • Enrique Márquez: se desenvolvió como diputado ante la Asamblea Nacional en el periodo 2015-2020 por Un Nuevo Tiempo y el primer año ejerció la primera vicepresidencia. Además es ingeniero electricista.

Ahora bien, es importante señalar que la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2020 se encargó de elegir este nuevo Poder Electoral. Ésta no posee una aprobación ni de la comunidad internacional, ni de los dirigentes opositores del país al considerarla “no legitima”.

Entonces, ¿Cuál es el estatus de este nuevo CNE? ¿Por que esta nueva composición? ¿Qué objetivo tendrá? ¿Qué validez posee?

Diferentes reacciones y opiniones

El director del Observatorio Electoral Venezolano, Luis Lander, expresó a El País que “no es el mejor CNE, pero es uno preferible”. Señaló a su vez que aunque no es para “dar hurras”, es algo positivo ya que lo considera como una disposición al dialogo.

“Esto, sin duda, se inscribe en una corriente de concesiones y señales que está dando un gobierno que en el terreno internacional está cada vez más aislado. Ahora habría que ver cómo la sociedad responde a esto. Hay que ser muy cuidadosos y cautos, porque hay siempre una dinámica extremadamente polarizada entre la élite política” manifestó el analista.

Lander ve dificultades porque considera que esta parte de la oposición venezolana está teniendo una posición muy “blanco y negro”. “Está por verse la capacidad de la comunidad internacional para entender matices” expresó.

Opositores se pronuncian

Por su parte, el dirigente político, Juan Guaidó, quien posee un cierto reconocimiento internacional, escribió a través de red social Twitter ante este nombramiento que “las consecuencias de querer imponer un árbitro electoral serán las mismas que en 2018 y 2020: arrastrar a Venezuela a un desastre mayor”. Rectificó su petición de unas “elecciones libres, justas y verificables con la mediación internacional”.

En cambio, el opositor Henrique Capriles, consideró que es “un primer paso indispensable para abrir caminos en la reconstrucción constitucional y democrática de Venezuela”. Consideró esto como una oportunidad de avanzar en una política que piensa que se encuentra “atascada”.

De igual forma, el exdiputado y opositor Stalin González señaló que «este nombramiento del CNE es un primer paso hacia el rescate de la democracia. Enrique Márquez y Roberto Picón son dos figuras con amplia trayectoria en la lucha por la democracia, con un compromiso innegable por defender y recuperar el valor del voto».

Sociedad Civil también se pronuncia

La organización Foro Cívico, conformada por varias organizaciones de la sociedad civil que postularon unos 15 candidatos a rectores al Poder Electoral, consideraron a esta designación como  un “paso muy importante”.

Asimismo, Mariela Ramírez, de la organización Dale Letra, expresó que el nombramiento de una autoridad electoral de manera plural es un primer paso “hacia la restitución del derecho a elegir del pueblo de Venezuela”.

También señaló que la lucha por recuperar el voto es la “mejor y más legítima herramienta para transformar nuestra sociedad”.

De igual manera la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, WOLA por sus siglas en inglés, consideró este hecho “un importante paso adelante en el rescate democrático de Venezuela”.

“Si bien esto no es suficiente en sí mismo para restaurar la democracia en el país, la composición de la nueva autoridad electoral representa un importante paso adelante”, expresó la organización.

Pero la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) consideró estas designaciones como “contrarias al Estado de Derecho democrático y la independencia de los Poderes políticos del Estado”.

Expresó que siempre han rechazado los resultados de las elecciones de diciembre de 2020. A su juicio, esos “comicios carecían de los marcos legales requeridos”.

Algunos análisis

La ONG Acceso a la Justicia publicó un articulo llamado “El nuevo CNE designado por la AN oficialista viene con defecto de fábrica”. En este, señalaron lo que ellos consideraron “6 vicios al proceso adelantado por la Asamblea Nacional oficialista”.

  1. La dudosa legitimidad de la Asamblea Nacional: Acceso a la Justicia indicó que la actual Asamblea Nacional es un “producto de un proceso electoral viciado”. Ya que considera que las elecciones del 6 de diciembre del 2020 “negaron y violaron el principio democrático y el principio de pluralismo político”, al ser un “Parlamento prácticamente unicolor”.
  2. Un comité evaluador alejado del mandato constitucional: La ONG explicó  que la designación de la nueva directiva del poder electoral estuvo a cargo de un Comité de Postulaciones Electorales (CPE), el cual se baso en el artículo 19 de la Ley Orgánica del Poder Electoral (LOPE) y que indica que  el comité debe estar integrado por veintiún miembros, de los cuales once son diputados. Acceso a la Justicia cuestionó esto ya que es totalmente contrario a lo que dispone el artículo 295 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual puntualiza que “el órgano evaluador «estará integrado por representantes de los distintos sectores de la sociedad» y no por diputados, aunque sea parcialmente”. 
  3. Una selección opaca: Acceso a la Justicia consideró que las personas que integraron al Comité de Postulaciones Electorales no fueron transparentes, ya que nunca dieron a conocer cuál fue la metodología usada para la selección.
  4. Cambio de reglas con el juego ya iniciado: A pesar que los 14 días que el artículo 24 de la LOPE establece para las postulaciones ya habían pasado de una manera correcta, decidieron extender 10 días más. La organización consideró este hecho como una irregularidad.
  5. Postulado por uno y elegido por otro: La ONG detalló que el artículo 296 Constitución establece que el CNE estará “integrado por cinco personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos; tres de los cuales serán «postulados por la sociedad civil, uno por las facultades de ciencias jurídicas y políticas de las universidades nacionales, y uno por el Poder Ciudadano”. A pesar de esto la asociación civil Súmate denunció que al momento de las designaciones existieron unos cambios irregulares.
  6. Rectores con vínculos partidistas: la organización indicó que el artículo 294 de la Constitución establece que “la despartidización» es uno de los principios que debe regir a los órganos del Poder Electoral”. Pero según Súmate, el 60% de los que conforman el nuevo consejo electoral están o estuvieron vinculados con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV.  Por lo que se “incumple con el requisito de elegibilidad establecido en los artículos 296 de la Constitución y 9, numeral 4, de la LOPE que exigen sean personas no vinculadas a organizaciones con fines políticos”.

El nuevo CNE «no está equilibrado»

Así mismo lo expresó el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, Benigno Alarcón Deza. Él opinó que el nuevo Poder Electoral no está equilibrado ya que la mayoría de sus miembros provienen de partidos que apoyan al gobierno nacional. Esto a través de Politika UCAB.

“La realidad es que el nuevo Consejo Nacional Electoral no está equilibrado ni imparcial como algunos maliciosamente afirman. Pero sí representa un modesto avance en su constitución si se le compara con las directivas previamente elegidas” dijo.

Alarcón señaló que el gobierno nacional intenta “vender la nueva composición del CNE como un avance en la búsqueda de una solución negociada, como una medida de construcción de confianza que debe ser recíproca” como estrategia contra las sanciones.

De igual forma explicó que la oposición venezolana vería un real triunfo solo si el nombramiento de estos rectores impulsa cambios que conduzcan a un “proceso que gozase de integridad electoral”. Lo que a su juicio “devolvería la confianza al voto y lograría el consenso en torno a una estrategia unitaria”.