Nuevos bachilleres: entre seguir estudiando o sobrevivir a la crisis

A pesar de la pandemia y crisis generalizada  de Venezuela, hay jóvenes que han perseverado y ya están por graduarse de bachilleres en tiempos difíciles. Sin embargo, no todos podrán continuar con sus estudios universitarios.

José Ramón Martínez, un ciudadano que vive en el centro de Tucupita, manifestó que una de sus sobrinas está por graduarse en uno de los liceos de la capital deltana en este año escolar. No obstante, por la misma realidad que atraviesa Venezuela, ella no seguirá sus estudios “por ahora”.

“Todos los sueños de los estudiantes se frustraron, porque cuando antes nos graduábamos en el Delta, queríamos ir a las mejores universidades, UCV, UDO, Universidad de Carabobo, de Los Andes. Ya no hay vida, este gobierno acabó con todo”, lamentó el señor Martínez.

El ciudadano que vive en la calle Sucre de Tucupita reveló que su sobrina que está por graduarse, de culminar el bachillerato, seguirá trabajando en una panadería que es de su familia.

Al mismo tiempo, cuestionó el hecho de que ahora es complicado que los deltanos vayan a estudiar a otros estados, ya que no todos poseen los medios necesarios.

“Aquí el gobierno no ayuda en nada, el gobierno solo ayuda para que las personas se gradúen de policías o de guardias, eso es lo único que nos garantizan”, acotó el ciudadano.

Por otra parte, Carlos Salas, un joven de 17 años de edad que está por culminar su bachillerato en el liceo Dionisio López Orihuela de Tucupita, reveló que, una vez que se gradúe, continuará una carrera universitaria.

Al igual que otros jóvenes, había pensado en marcharse a otra nación, pero tras reflexionarlo mejor,  ha preferido enfrentar la situación país cursando estudios y trabajando.

“Yo voy a estudiar medicina, mis otros compañeros van a estudiar administración de empresas. Yo pensé en irme, pero veo que hay posibilidades que el país mejore”, dijo el joven de 17 años de edad.

Carlos estudiará y al mismo tiempo deberá seguir con su trabajo. Él también se dedica a la reparación de electrodomésticos y a la venta de publicidad en una estación radial de Tucupita.