Obispos rechazan implantación del «Estado comunal» en el país

Archivo

A propósito de celebrarse este 24 de junio los 200 años de la Batalla de Carabobo, los arzobispos y obispos de Venezuela, reunidos en la Conferencia Episcopal Venezuela, emitieron una reflexión no solo recordando la gesta histórica sino también pronunciándose sobre la vida actual de los venezolanos.

En unos de los apartados cuando hablan del «Carabobo de Hoy» rechazan lo que llaman «la paulatina implantación de un sistema totalitario propuesto como “Estado comunal” (que) busca poner al margen el protagonismo del pueblo, verdadero y único sujeto social de su propia existencia como Nación».

Desde ese tenor advierten que «las principales instituciones de la vida ciudadana están siendo golpeadas a tal punto que se pretende imponer una nueva visión y un modelo diverso al de la democracia participativa y protagónica propuesto en la Constitución».

Para los prelados las principales batallas que se deben lidiar en Venezuela tienen que ver con la salud «para resolver la crisis originada por la pandemia y que encontró el caldo de cultivo en un deteriorado sistema de salud pública. También la Batalla por la Educación a fin de que sea la promotora de valores éticos y ciudadanos que permitan la promoción de un humanismo integral. Y, además la Batalla por la democracia, el estilo propio y fecundo de nacionalidad entre los venezolanos».

Igualmente convocan a todos los sectores de la sociedad política y civil venezolana a emprender acciones concretas y efectivas para frenar la voraz hiperinflación que sigue acabando cualquier ingreso y que sigue generando más sufrimiento a la población, al señalar que contrario a lo que se indica desde la vocería oficial «ha crecido el empobrecimiento» de los ciudadanos.

Hacia el Carabobo del futuro proponen «promover la conciencia del protagonismo de todos los miembros del pueblo venezolano, único y verdadero sujeto social de su ser y quehacer. En este sentido, los dirigentes políticos, del oficialismo y de la oposición, están llamados a sentirse miembros de ese pueblo».

Agregan que «El Papa Francisco en FRATELLI TUTTI propone hacer “la mejor política”, que apunte al bien común de todos (cf. FT 154). Los dirigentes políticos no están sobre el pueblo ni pueden reducir sus acciones a la búsqueda de acuerdos que sólo les favorezca a ellos. Ante todo, si escuchan el clamor de la gente, deberán actuar de tal modo que posibilite su dignificación y su vida en libertad, con el acceso equitativo a todos los bienes de la tierra».