Ortega acusó a obispos de Nicaragua de «terroristas»

El presidente de Nicaragua durante un mitin en Managua
Ortega, junto a su esposa Rosario Murillo, aspiran un nuevo mandato en unas elecciones altamente cuestionadas. Foto: Oswaldo Rivas/Reuters

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó de “terroristas” a los obispos que han sido fuertes críticos de su gobierno y han denunciado violaciones a los derechos humanos en ese país.

Ortega hizo el duro señalamiento en un evento público la noche de este lunes en la capital Managua. Ha sido catalogada como el inicio de su campaña electoral.

Según el mandatario, los líderes de la Iglesia nicaragüense participaron en “un intento de golpe de Estado”, en referencia a las manifestaciones de abril de 2018.

El clero apoyó las protestas que fueron fuertemente reprimidas por el gobierno.

“Nosotros escuchábamos con mucha paciencia cuando los señores obispos leían su documento firmado por todos ellos. ¡Es un documento vergonzoso!”, decía en referencia a una carta entregada por la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN) en 2018.

“Los señores obispos firmando ahí en nombre de los terroristas, sirviéndole al imperio (Estados Unidos). La verdad es que cedieron y se convirtieron en cómplices del terrorismo”, dijo Ortega contra los prelados nicaragüenses.

La CEN pidió en el mes de julio “el respeto al voto del pueblo, para que las elecciones sean creíbles, justas y transparentes”. Igualmente, instó al gobierno centroamericano a respetar los derechos humanos y a “las concentraciones libres”.

Elecciones sin oposición

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua suspendió al principal partido de oposición Alianza Ciudadanos por la Libertad. La presidenta de este buró político, Kitty Monterrey, se exiló en Costa Rica.

Por si fuera poco, el organismo también prohibió cualquier manifestación partidista. Ortega, por su parte, ha dicho que el proceso electoral se dará en “condiciones de paz”.

La policía de ese país ha encarcelado a siete aspirantes a la presidencia. La periodista Cristiana Chamorro está entre los encarcelados. Según las encuestas, tenía la posibilidad de derrotar al actual mandatario en unas elecciones justas.

Estados Unidos desconoce el proceso y exigió la libertad de los detenidos. La Unión Europea y representantes latinoamericanos también han criticado los comicios de noviembre, en la que su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, también aspira a repetir su mandato.

Con información de El País de España.