Pacientes hemofílicos de Anzoátegui están en peligro de morir

Referencial

Desde el año 2016 fue suspendida la entrega de factores coagulantes por parte del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales a los pacientes hemofílicos. Estos insumos son claves para minimizar el impacto de los trastornos hemorrágicos. Quienes padecen esta patología carecen de proteínas necesarias para la coagulación de la sangre y la normal cicatrización.

De acuerdo con Obdulia Betancourt, representante de la Asociación Venezolana para la Hemofilia en Anzoátegui, 259 personas en la entidad ven amenazada su esperanza de vida por la falta de tratamiento y unas 5.100 a nivel nacional.

“Esto ha traído como consecuencia lesiones irreversibles, incluso la muerte. A pesar de que en reiteradas oportunidades nos han ofrecido que las van a comprar, siempre ha sido mentira, nunca se ha hecho realidad esta compra o la distribución de dichos factores”, expresó Betancourt.

Ante la interrupción del suministro de factores por parte de las instituciones del estado a este sector de la población, han logrado tener acceso al tratamiento a través de donaciones de la federación mundial para la hemofilia.

Sin embargo, con la agudización de la pandemia y las restricciones de vuelo han llegado al punto crítico de suspender las profilaxis, infusión periódica de concentrados de factor coagulante. Desde el 2016 hasta la fecha se contabilizan 72 personas fallecidas por limitaciones con el tratamiento.

Radio Fe y Alegría Noticias conversó con Oscar, joven de 23 años con hemofilia. Al preguntarle sobre su día a día con la limitación de tratamiento respondió que «no tengo profilaxis y la profilaxis es para uno llevar una vida cotidiana en el sentido que uno pueda hacer cosas (como) trabajar, hacer deporte y las cosas que nos gusten pero no podemos sin el tratamiento».

Agregó que conseguido algunos aportes a través de la Asociación Venezolana para la Hemofilia y la Federación Mundial para la Hemofilia, «pero los utilizamos para estrictas emergencias, cuando nos doblamos un tobillo o se nos hinchan nuestras rodillas por falta de tratamiento. Solo les pido para mí y mis hermanos hemofílicos de todo el país tratamiento, somos pacientes crónicos y sin el factor corremos el riesgo de morir”, manifestó el joven.

Otra muestra del estado de indefensión en el que se encuentran los hemofílicos es la falta de reactivos desde hace tres años en el banco municipal de sangre de Caracas, único sitio publico donde se realizaban las pruebas de diagnóstico y monitoreo de esta enfermedad.