Paralizan transporte en Perú por alza en el combustible

72
Paro de transporte Perú
Foto: larepublica.pe

Desde el pasado 28 de marzo se registra en Perú un paro de transportistas, tras el alza de combustible. En al menos 25 regiones se evidencian trancas de vías y manifestaciones.

Los transportistas piden ser escuchados y entablar una mesa de diálogo con representantes del gobierno central a fin de llegar a un acuerdo, el cual derive en una negociación con las empresas para la reducción del costo del petróleo y derivados.  

Algunos sectores tildan este paro de político, considerando que el pasado lunes 28 el presidente Pedro Castillo se salvó de ser destituido tras ser acusado por la oposición de su país por supuesta corrupción y falta de rumbo.

También meses atrás un paro similar de transportistas abortó luego que se filtraran audios en donde congresistas de oposición y empresarios apoyaban e impulsaban desde las sombras.

Y por si fuera poco, se espera que en los próximos días salga en libertad el expresidente Alberto Fijomori, tras la decisión del Tribunal Constitucional de Perú, al dar lugar a un recurso de habeas corpus a favor del expresidente.

Fujimori, de 83 años, está preso desde 2007 y fue sentenciado por varios delitos, entre ellos los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, cometidos durante su gobierno, lo que le valió una pena de 25 años de prisión.

Después de visualizar este panorama los peruanos se enfrentan a un alza en los precios de los productos de la cesta básica, bienes y servicios, luego del anuncio del alza de los precios de la gasolina y el gas.

El gobierno de Perú oficializó este martes 29 una serie de medidas técnicas para mitigar la subida de precios del petróleo y sus derivados, entre ellas la incorporación por tres meses de la Gasolina de 84 y 90 y el Gasohol de 84 al Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles Derivados de Petróleo (FEPC).

La petrolera estatal Petroperú ya informó del incremento entre un 5 % y un 13 % de la mayoría de precios de sus combustibles como consecuencia del conflicto armado entre Rusia y Ucrania, que pone “en situación de emergencia la sostenibilidad del suministro en el país”.