Personas con sospecha de COVID-19 reclaman atención médica en Curiapo

Foto: referencial web

Varios habitantes de la comunidad de Curiapo, municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, quienes prefirieron resguardar sus identidades por temor a represalias, reportaron que en la localidad hay ocho casos de personas con síntomas asociados a la COVID-19.

Esta localidad está a cinco horas por vía fluvial de Tucupita, en la selva deltaica , aunque muy cerca del Esequibo venezolano.

Los habitantes de esa población que arribaron recientemente a Tucupita, informaron que hay ocho pacientes con un cuadro febril, dolor de cabeza y gripe.

De acuerdo a la información de estas personas, los enfermos están presentando estos síntomas desde hace un mes. Aun cuando van al centro ambulatorio de esa localidad en busca de medicinas, no logran conseguirlos, porque no hay.

“Allá en Curiapo estamos a la buena de Dios, porque no hay remedios”, lamentó uno de los vecinos.

Remedios caseros

La falta de fármacos han obligado a familiares de los enfermos a recurrir a las plantas medicinales para tratar estos síntomas. Ellos temen trasladarlos a un centro público de salud en Tucupita, porque –en su opinión- podrían perder la vida.

El ciudadano informó además que hace dos semanas, un personal que labora para la Unicef llevó medicinas al centro de salud de Curiapo, no obstante, estos ya se agotaron.

Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, ha reiterado en sus intervenciones a los medios de comunicación que, “si tienes dolor de cabeza y diarrea, es COVID-19, a menos de que se demuestre los contrario”.

Por Exiober Medina.