Pesca de arrastre provoca contaminación del agua en la selva deltaica

311
Waraos navegan en un tramo del río Manamo en Tucupita. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

La actividad pesquera comercial se ha incrementado en las aguas de la parroquia Manuel Renaud en el municipio Antonio Díaz, Delta Amacuro. Sin embargo, el auge de esta actividad no ha significado desarrollo económico o ingresos importantes para los waraos.

Por el contrario, ha traído graves consecuencias ambientales capaz de desencadenar epidemias en la población warao de Delta Amacuro. Así lo advirtió Mauricio González, un trabajador de la salud comunitaria.

Las zonas con mayor incidencia de esta pesca comercial sin control están ubicadas en parajes solitarios como Boca de Araguabisi, Tobejuba, Baroko Sanuka y Barokoida.

Los pescadores que explotan irracionalmente la aguas de Delta Amacuro provienen de Tucupita, Barrancas y San Félix de los estados Delta Amacuro, Monagas y Bolívar, respectivamente.

Pesca descontrolada y contaminación de las aguas

Los peces muertos y en descomposición flotan en las cercanías de Barakataina, Siaguani, y otras comunidades con conexión directa a través de los ríos Araguao y Araguaimujo.

González denunció que los los pescadores comerciales a quienes denominan “caveros”, explotan la pesca de forma irracional y sin control de nadie. En todos los casos aplican la pesca de arrastre, la cual está prohibida en Venezuela.

Mientras ejecutan la pesca de arrastre ilegal, atrapan todo tipo y tamaño de pescado de mar y agua dulce cortando así el periodo de crecimiento de los peces pequeños.

Luego hacen la selección de la especie y tamaño de pescado, y el resto es desechado en las mismas aguas. El problema es que el número de peces desechados es extraordinario, y casi todos muertos.

En cuestión de días se descomponen y flotan en los ríos y caños de zonas habitadas por los waraos. El olor a putrefacción se expande en el medio ambiente y el agua también se torna extraño.

Los descartes

Laa especies descartadas son tan variadas como los tamaños. Según González, pescados como el morocoto pequeño, el rayado, blanco pobre, caribe, guitarrilla,

Únicamente seleccionan el bagre amarillo y el laulau, pero grandes. Ambas especies son de alta demanda en ciudades como Tucupita en Delta Amacuro, Barrancas en el estado Monagas, y San Félix y Puerto Ordaz en el estado Bolívar.

Parte de estos productos también son comercializados en Puerto La Cruz y Caracas a través de una red de mayoristas en el oriente del país.