Productor y yukpas firman acuerdo de convivencia

Firma de acuerdo de convivencia
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Producto del ambiente de tensión y hostilidad en la Sierra de Perijá, a raíz de las recientes invasiones y abigeato que azotan la zona, el propietario de la finca Las Lilas y la comunidad indígena yukpa firmaron este domingo 12 un acuerdo de paz y convivencia.

Los protagonistas del pacto fueron Ricardo Urdaneta, dueño de esta unidad de producción que cumplió un mes invadida, y los representantes de la comunidad yukpa de la comunidad Caño Guarapo del Centro Piloto Ataposha, ubicado en la cuenca de El Tukuko.

Urdaneta informó que mediante este encuentro reafirman la tolerancia, respeto y armonía que existe entre los productores agropecuarios y los indígenas yukpas aún a pesar de las diferencias y problemáticas que se generan en la zona.

“Es grato tener un encuentro de buen entendimiento, de conciliación con Daniel Castillo, cacique comunitario de la comunidad Caño Guarapo, persona que se mantiene dentro de las instalaciones de mi hacienda y la cacica mayor del Centro Piloto Ataposha Sofía Serpashi».

El también médico veterinario aseguró que la intención es sobrellevar la situación de la mejor manera posible, «entendiéndonos como seres humanos, donde además de prevalecer el respeto y la paz, destaquen los derechos constitucionales del pueblo indígena y los derechos que tienen los productores agropecuarios».

También denunció la presencia de grupos vandálicos que se resguardan en la Sierra de Perijá, que han menoscabado la paz, productividad y la convivencia entre el pueblo yukpa y los productores agropecuarios.

«Estas bandas se han dedicado a invadir las unidades que están totalmente productivas, al desvalijamiento de fincas, robos de maquinaria, entre otros delitos que atentan contra la producción de carne y leche”, dijo Urdaneta.

Señaló que a pesar de las problemáticas que afectan la producción agropecuaria, los productores de la zona siguen apostando por seguir desarrollando la actividad ganadera en la zona.

Por esta razón manifestó que solo exigen tranquilidad, seguridad jurídica, personal de la mano con las comunidades yukpas. “La idea final es mantener una convivencia social que favorezca la construcción de espacios de reconciliación entre los habitantes del sector Tukuko y los representantes de Ataposha”, comentó el propietario de la finca.

El encuentro que permitió la firma del acuerdo se dio en sana convivencia, en un ambiente de tranquilidad. En el centro piloto Ataposha se entregó un aporte social, con el objetivo de seguir colaborando y apoyando a los sectores yukpas.

“Hemos donado al menos 40 bolsas de alimentos al centro Piloto y la comunidad Caño Guarapo sin ningún interés partidista. Lo único que me interesa es seguir conviviendo y promoviendo los valores culturales étnicos del pueblo yukpa”, puntualizó el productor agropecuario.

Indicó que con estas invasiones y abigeatos reina una fuerte tensión en la Sierra de Perijá. “La idea de esta acción social es seguir trabajando en equipo como hace 20 años atrás. Desde que se dio la delimitación de tierras inició el conflicto que no queremos seguir teniendo, queremos seguir viviendo en santa paz, armonía, todos cabemos y podemos trabajar y producir en la Sierra de Perijá”.