Productos de la canasta básica en Maturín se cotizan en dólares

Foto: archivo

Los usuarios en Maturín denuncian falta de control en los comercios y manifiestan que los precios están dolarizados y aumentan con el cambio del día.

Esto impide que un ajuste de salarios pueda tener un impacto positivo en la economía del venezolano. 

“Cuando salga en Gaceta (el aumento), los artículos van a subir a un precio más elevado del que ya estaban. La solución está en establecer un control en los precios señalados en los comercios”, expresó una usuaria a Radio Fe y Alegría Noticias.

Es de conocimiento popular que cada vez que se anuncia un aumento salarial, los precios de los productos aumentan e incluso más ahora que la economía venezolana no se rige solamente por el monto del sueldo mínimo, sino que también por el valor de las divisas en el mercado paralelo.

Desde la semana pasada circula por redes sociales la información sobre un supuesto aumento de sueldo mínimo, sin embargo, ningún vocero oficial del gobierno nacional lo ha confirmado.

Pero esta situación hace que los maturineses no vean una posible solución en el ajuste salarial ya que si no se establece un control de precios, éste sólo seguirá contribuyendo a la devaluación de la moneda. 

“Apenas aumenta un poquito, enseguida se dispara todo. Piensan que la gente gana una millonada y resulta que no es casi nada. Yo no sé cómo la gente puede subsistir así”, expresó otro usuario.

Incluso aquellos que se dedican a la economía informal, como la señora Yolimar Auntidé, manifestaron su preocupación con respecto al panorama que presenta un aumento salarial en víspera de la temporada decembrina, una época en la que de por sí suelen incrementar sus precios la mayoría de los artículos. 

Auntidé señaló “en los chinos ya no se ven precios nacionales”. Esto se puede visualizar en la mayoría de los comercios de la ciudad pues muy pocos son los que tienen el valor de los artículos en “bolívares soberanos”.

El marcaje de precios suele estar en moneda extranjera;, por lo que en lenguaje coloquial afirmó: “el que tiene real es el que compra; el que no tiene, se fregó”.

Por Dubraska Hernández | Radio Fe y Alegría Noticias