Promedehum exige garantías para los pacientes trasplantados y de hemodiálisis

Unos trecientos pacientes de hemodiálisis y trasplantados ponen en riesgo su vida ante la suspensión del suministro de combustible y la falta de medicamentos en el estado Mérida.

La organización Para la Promoción Educación y Defensa en Derechos Humanos, Promedehum, hace un llamado a la gobernación del estado Mérida para que atienda a estos pacientes que en medio de la cuarentena en riesgo.

Según Rigoberto Lobo, director general de la organización, las restricciones para el suministro de gasolina impuestas ha hecho de los pacientes no puedan surtir combustible para trasladarse hasta los centros donde reciben tratamiento. algunas personas han logrado surtir a penas 30 litros de gasolina, lo que resulta insuficiente para los pacientes que deben viajar desde municipios foráneos.

La dificultad para movilizarse en cuarentena es para todos los pacientes, entre esos, quienes utilizan el transporte público que se exponen en los largos viajes interurbanos para recibir diálisis. “Conversamos con una de las personas que se está dializando y salió a la 1.30, de la madrugada, de su residencia para poderse trasladar al lugar donde le realizan la diálisis”, aseguró Lugo.

Aunado la dificultad para movilizarse, Lugo denuncia las condiciones de los 28 pacientes trasplantados quienes desde hace más de 8 meses no reciben la medicina necesario para evitar el rechazo del órgano trasplantado.

El defensor de derechos humanos recuerda que en Mérida se declaración de emergencia humanitaria para pacientes de hemodiálisis y trasplantados desde el 2018, sin embargo, las restricciones de movilización impuestas por el gobierno resultan un riesgo para la vida de estos pacientes dada sus condiciones inmunonógicas.

“No sabemos que está pasando en el país, pero es obligación del estado, obligación de Nicolás Maduro darle respuesta a las personas que están recibiendo diálisis y a los pacientes trasplantado”, asegura Rigoberto Lugo.