Protesta de artistas independientes de Cuba abre una ventana al cambio

Foto: 14ymedio

Este viernes 27 de noviembre un grupo de unos 300 artistas e intelectuales independientes de Cuba se apostó en horas de la noche y hasta la madrugada de este sábado frente a la sede del Ministerio de la Cultura en La Habana.

La manifestación espontánea surgió luego de que fueran desalojados por las fuerzas de seguridad miembros del Movimiento San Isidro que reclamaban la liberación del rapero Denis Solís, también integrante de la organización.

De hecho, el Movimiento también había sufrido un primer altercado con la policía cubana cuando fue allanada su sede este jueves ya que se encontraban en huelga de hambre por la condena de Solís a ocho meses de cárcel por un supuesto desacato.

La concentración comenzó a generarse con unos pocos pero progresivamente fueron incorporándose otros autores intelectuales y artistas independientes como músicos, pintores, poetas, escultores y escritores hasta sumar unos 300.

También se unieron en horas de la noche el cineasta Fernando Pérez y el actor Jorge Perugorría. “El Pichi y yo estamos aquí para decirle al Ministerio de Cultura que los reciba” afirmó el reconocido director. “Eso va a ser el inicio de un nuevo lenguaje que nos hace falta a la cultura cubana”, “no habría que llegar a esto si hubieran escuchado desde mucho antes”, agregó Pérez.

Luego de varias horas de tensión con los funcionarios de seguridad, que amenazaban con dispersarlos con gas lacrimógeno y pimienta, el Viceministro de Cultura, Fernando Rojas, aceptó recibir a una delegación de unos 30 artistas para escuchar sus planteamientos.

Los compromisos del Ministerio

Según lo que informaron los integrantes de la comisión que logró hablar con el alto funcionario, el Ministerio de Cultura de Cuba se comprometió a considerar la liberación del rapero Solís así como también atender el caso del artista Luis Manuel Otero Alcántara, que está por cumplir diez días en huelga de hambre.

Igualmente, otro de los compromisos asumidos es cesar el hostigamiento a los artistas que se expresan en los espacios independientes.

Además, la oficialista Asociación Hermanos Saíz, cuyo representante acompañaba al viceministro en la reunión, aceptó revisar el comunicado donde tildada a los miembros del Movimiento San Isidro de “mercenarios” al servicio de Estados Unidos.

Otro de los anuncios que se hizo es que el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, quien no se encontraba en La Habana en ese momento, se reunirá con los artistas independientes a partir del miércoles 2 de diciembre con una agenda de trabajo muy amplia sobre las propuestas de ese sector.

Luego de esta reunión los artistas improvisaron una tarima en donde se escucharon varias intervenciones de algunos de los líderes, cuya conclusión final común se traduce en la frase “este ha sido un día histórico”.

El embrión del cambio

Por su parte, la reconocido periodista y bloguera cubana Yoanni Sánchez, actualmente en el exilio, expresó en un artículo de opinión que la manifestación suscitada este viernes puede “ser el embrión del cambio” que el país necesita.

“Los sucesos de la calle 2 (Ministerio de la Cultura) dan paso a situaciones nuevas, regeneradoras de la esperanza y que constituyan el embrión del cambio que tantos deseamos para nuestro país. Un cambio que se impulse no desde la violencia sino desde el reclamo pacífico de personas que crean, aman y dialogan”, escribió este sábado 28 de noviembre.

Y añadió un alerta: “¿Qué pasará a partir de ahora? Algunos que han vivido anteriores decepciones, vaticinan que el Ministerio de Cultura no cumplirá con lo acordado, la propaganda oficial arreciará los ataques contra el Movimiento San Isidro y levantará una ola de supuestas demostraciones a favor del régimen a lo largo de la isla”.

Sin embargo, para la periodista cubana esto que ocurrió y calificó como el guion de una película que ha vivido en el país gobernado por los Castro y ahora por Miguel Díaz-Canel, puede ser el comienzo de más reclamos ciudadanos.

Con información del medio digital 14ymedio.com