Recuperación

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche. El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.Salmo 1

La recuperación de la economía mundial para el 2021 está estrechamente correlacionada con la ansiada disponibilidad y oportuna distribución de las vacunas contra el patógeno inducido. Aseveración ésta que se desprende de las perspectivas económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para diciembre 2020;  pero siempre y cuando no emerjan o arrecien factores generadores de incertidumbre, tales como los mostrados  estadísticamente por People’s Vaccine Alliance: apenas  el 10% de la población de los países pobres con ingresos bajos o  por debajo del salario mínimo vital tienen la esperanzadora  posibilidad de recibir la vacuna para finales del 2021.

Es necesario recalcar aquí un decálogo de los criterios políticos de Venezuela:

1) El salario que recibimos los venezolanos es inconstitucional e inhumano:Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento” (Artículo 91).

2) Al menos fueron 900 mil millones de dólares los que  les ingresaron a Venezuela por ventas de petróleo en los primero años 15 años del actual gobierno (superior a 5  Plan Marshall), agregando las exageradas donaciones, subsidios y financiamiento a otros países por un monto mayor a los 35 millardos de dólares, y sumando los extraordinarios “ahorros” en cuentas de la  banca suiza por el orden de los 12 mil millones de dólares.

3) De la misma forma en época de encuestas no vinculantes hubiera sido relevante preguntar: 3.1) ¿Está dispuesto a renovar la legitimidad del interino?; 3.2)  ¿Está de acuerdo con auditar los miles de millones de dólares que ha recibido su gobierno paralelo de Venezuela: caso Citgo por ejemplo?; 3.3.) Realmente, ¿quiénes resultan beneficiados y para qué es el apoyo “político” de aproximadamente 50 países (de alrededor de 190 en total)?; 3.4) Ante el resultado sesgado del sondeo de opinión, ¿cuáles son los escenarios posibles y el plan estratégico respectivo para cada uno de ellos, dado que el PSUV continuará en el poder ejecutivo y ahora también con el  legislativo?; 3.5) ¿Cuándo se inicia el proceso de referéndum presidencial como opción constitucional y política  valida?

4) El CNE es acusado de fraudulento, pero pareciera que el sistema electoral alternativo implementado durante estos días, es absolutamente seguro y netamente confiable. Es decir, que el mensaje percibido afinca la idea que, por una parte está el bando de los tracaleros y por el otro el de los honorables.  

5) Por dar prioridad a lo político-electoral el gobierno nacional no hizo lo que debía hacer en materia económica, pero tampoco la dirigencia de la oposición muestra una propuesta o plan para resolver los graves desequilibrios que persisten en Venezuela. ¿Deben seguir los políticos con su forma de hacer política que evidentemente para el caso venezolano ha fracasado, o ya deben procurar una eficaz y eficiente economía política en lo que refiere a qué producir, cómo producir y de qué forma distribuir lo que se produce?

6) En Venezuela está implantada la dictadura de la anarquía, el vacío de autoridad y la usurpación de funciones de orden, respeto y seguridad debido a que términos generales cada quien hace lo que quiere, como quiere y dónde quiere.

7) La condición de embustero compulsivo y el accionar de “algunos” políticos de todas las latitudes y zonas geográficas es tan falto de principios religiosos y espirituales, netamente de espaldas a misma sociedad, que aun con la crisis sanitaria mundial o padecimiento complejo agravado para el caso de los venezolanos, siguen con su falsedad, superficialidad, manipulación  y engaño: para nada se encaminan a solventar con efectividad  y sustentabilidad la problemática de la población. “Tesoros ganados por boca embustera son humo que se disipa y lazos mortales” (Proverbios 21, 1-6. 10-13)

8) En parte tienen razón pensadores políticos, tal el caso de Pérez (24-11-2020)

El pueblo venezolano, los ciudadanos, son como un banco, que le dieron un inmenso crédito a la MUD cuando se eligió la Asamblea Nacional (2015), pero los políticos que eran como inversionistas no dieron el retorno esperado, no pagaron los intereses por el préstamo concedido. De hecho dilapidaron el poder político que se les prestó… ni siquiera les devolvieron  el capital a los ciudadanos, para que puedan designar otros líderes políticos con trayectoria consecuente, y un plan de inversiones adecuado, que saque al régimen… ante esta usurpación doble: la del desgobierno, y la de la MUD (con su nueva cara)…esta consulta en la práctica hace unas preguntas que todo el mundo sabe cuáles son las respuestas, y ellos lo que las están es usando es para seguir en el poder…”.

9) Resulta una tarea titánica el poder encarar con éxito  una cosmovisión opositora que se fundamenta en falacias constitucionales, tan iguales o peores que las del oficialismo. Más aun cuando la necesidad de “sembrar el petróleo” es misión imposible,  debido a que es toda una odisea romper con la cultura de los privilegios mundanos incrustados en la sociedad.

10) El cierre del encierro, sin duda alguna ha provocado un importante repunte de la demanda, que en la mayoría de los sectores económicos  había mermado sustancialmente, y relanzado la actividad económica con incrementos importantes en esta última parte del 2020: sin embargo no ha suplido las cuantiosas pérdidas experimentadas en la primera parte del año. Sin embargo, si existe un relajamiento irresponsable en las normas de seguridad y distanciamiento social, dada una precaria capacidad del país para responder a la evolución epidemiológica del virus, todo puede revertirse desfavorablemente.

En correspondencia a lo anterior, la OCDE establece como premisa fundamental en el logro de un crecimiento económico global del 5% para el 2021, que se conjuguen dentro de una armónica gobernanza y gobernabilidad manifiesta, la ampliación de gasto público eficaz y efectivo, la óptima reactivación del consumo privado junto con la efectiva gestión y logística de la producción, distribución y  aplicación de la vacuna en el menor tiempo posible (con cobertura mundial). No obstante, «hay esperanza, pero ésta debe convertirse en realidad. La pandemia es un problema global. La cooperación internacional se necesita ahora más que nunca» (Gurria, 2020). Todo con la finalidad de  evitar que coexistan factores que puedan recrudecer los efectos nocivos del covid-19 sobre las dimensiones morales, espirituales, sociales, económicas,  de buena política  del tejido globalizado internacional.

Finalmente, la OCDE reconoce el apoyo financiero masivo de los gobiernos, pero ahora pide que la acción política sea «más focalizada donde más se necesita y para fortalecer la recuperación». Los frentes en los que deben centrarse las acciones de los responsables políticos son el fortalecimiento de los sistemas nacionales de salud y la planificación temprana de la campaña de vacunación, la ampliación de la red de seguridad social para las personas más vulnerables y las inversiones en la formación de los menos calificados y apoyo empresarial para respaldar las crecientes deudas.

Digresión: “Convencido que el cambio va mucho más allá que un cambio político, es algo más profundo. Tiene que haber un cambio de mentalidad del venezolano. El cambio y la resurrección de nuestro país no lo puede lograr nadie en este mundo, sino solo Dios: es el único que tiene el poder para transformar y levantar esta nación. La salida favorable para Venezuela es volvernos a Dios, reconocer a Jesús como único Señor de nuestro país, y así, solo así,  veremos verdaderos cambios en la Venezuela que tanto amamos”. (Ver. Oración)

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2020.

Pedro Morales. pedromoralesrodriguez@gmail.com @tipsaldia