Resiliencia espiritual

A través de la emergencia sanitaria mundial, el maligno con la colaboración de sus cómplices, se han cerciorado cabalmente que pueden someter a la población de todo el planeta, esto a través del arraigamiento de la cultura del miedo y el terrorismo mental, con el propósito de confinarla y someterla a sus designios afines al totalitarismo. Sin embargo, la resiliencia espiritual en el plano intrapersonal, interpersonal y transpersonal, emerge con la fuerza de la Divina Providencia para neutralizar, revertir y vencer tal estratagema de maldad.

A lo largo del tiempo existen episodios en la vida que nos ponen a prueba. En estas circunstancias debemos enfrentarnos a dificultades que superan nuestros límites de resistencia o capacidad para soportar, como puede ser una enfermedad grave, el fallecimiento de un ser querido, la crisis institucional en todos los órdenes de la vida, el desmantelamiento del núcleo familiar, el precario poder adquisitivo, el colapso económico y social, la destrucción del sistema de salud, la imposibilidad de hacer vida social, la conflictividad política incesante y destructiva, la paralización y decadencia del sistema educativo, la merma sistemática del sistema de valores, la pandemia deliberada e inducida, la convergencia  de una triple crisis en lo sanitario, económico y climático, la guerra espiritual agravada, etc.. 

Digresión 1: La arremetida in crescendo  contra el orden natural establecido por Jesucristo y Espíritu Santo, tal los términos expresados por el cardenal polaco Karol Wojtyla el 9 de noviembre de 1976  (antes de convertirse en Sumo Pontífice bajo el título de Juan Pablo II-hoy en día Santo): “estamos ahora ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Estamos ante la lucha final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, entre el Evangelio y el anti-Evangelio.  Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia y es un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar”.

Digresión 2:Cuando las condiciones sean adecuadas, un reino se extenderá por toda la tierra para acabar con todos los cristianos, y luego establecerá una hermandad universal sin matrimonio, familia, propiedad, ley o Dios” (Voltaire, siglo XVII)

Todos estos acontecimientos nos pueden llevar a situaciones verdaderamente estresantes, de padecimiento y sufrimiento, lo que determina que nos cuestionemos acerca si tenemos la fuerza de voluntad necesaria para continuar adelante, es entonces cuando se presentan tres alternativas: escapar y salir corriendo de tal situación (si es posible), quedarnos estancados al vernos vencidos y fracasos o sobreponernos y salir fortalecidos utilizando nuestra capacidad de resiliencia.

Digresión 3: Desde diciembre hasta el 06-07-2021, la Universidad Johns Hopkins reporta a nivel mundial 3.987.613 muertos, y en relación al total registrado por contagios de  covid-19 equivalente a 184.269.026 personas, representa un 2,16 %. Entonces, i) ¿Cuánto representa  el porcentaje con respecto a la población mundial?; ii) ¿Fallecimientos al año por cáncer, infartos, aborto, etc., son inferiores a la letalidad manifestada por este patógeno?; iii) ¿Se regresará a la “normalidad” o seguirán apareciendo otros “bloqueos”, restricciones o confinamientos?; iv) ¿En países con padecimiento complejo de carácter humanitario, tal Venezuela, se requiere mucho más que una vacuna anti patógeno inducido?

Este concepto es un término que deriva del latín, del verbo resilio, resilir, saltar hacia atrás, rebotar. La resiliencia en realidad significa volver a nuestro estado anterior, nuestro estado natural para decirlo de alguna manera, especialmente después de pasar por una situación crítica.  Es la capacidad que tenemos para afrontar la adversidad, saliendo favorecidos y alcanzando un estado de equilibrio personal. “La resiliencia es la capacidad humana para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido o transformado por experiencias de adversidad” (Grotberg, 2001, p. 20).

Digresión 4: “El covid-19 es en sí mismo una consecuencia de la degradación ambiental producto de la enfermedad del antropoceno”. (Projeet Syndicate, 2020).  No tenemos un conflicto  de escasez de recursos, tenemos un problema de exceso de necesidades o ambiciones materialistas, hedonistas e individualistas. Nuestro desarrollo tiene que encajarse dentro de los límites planetarios. Para ellos debemos ser conscientes de una nueva relación de orden espiritual con Dios, el prójimo y el planeta, basada en los principios de la fe cristiana. El mensaje del antropoceno es que debemos desarrollar una vida digna y plena para todos los seres humanos pero protegiendo los ecosistemas que hacen posible toda la vida, incluyendo la nuestra que ha quedado más que demostrado que es netamente frágil.

En psicología la resiliencia corresponde a la capacidad que tenemos para hacer frente a nuestros propios problemas, superar los obstáculos y no ceder a la presión, independientemente de la situación. Es la cualidad que mostramos para sobreponernos a periodos de dolor emocional y traumas. La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta forma las personas resilientes  no solo son capaces de sobreponerse ante la adversidades que les han tocado vivir, sino que dan un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer, y desarrollar al máximo su potencial.

Digresión 5: «En 2030 no tendrás nada y serás feliz…Un billón de personas se desplazaran por el cambio climático. Tendremos que trabajar mejor para dar la bienvenida y acoger a los refugiados” (Foro Económico Mundial, 2016)

La resiliencia es algo que todos podemos desarrollar en el transcurso de la vida. Todos podemos ser resilientes siempre y cuando cambiemos nuestra manera de pensar y proceder, que se concreta en nuestra fe arraigada en Dios y la Virgen.

Digresión final: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento” (Isaías 60, 1-3)

Referencias de artículos relacionados en Radio Fe y Alegría:

a) “Dios no está muerto” (03-07-2021): https://bit.ly/3hr1gew

b) Determinismo y causalidad (26-06-2021): https://bit.ly/3qZafXi

c) Guerra espiritual (19-06-2021): https://bit.ly/3xtIIjo

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2021. Pedro Morales. pedromoralesrodriguez@gmail.com  @tipsaldia. WhatsApp: +584168735028