«Rómulo resiste» a beneficio de Fe y Alegría

Rómulo Betancourt
Foto: Universidad Monteávila

La figura del político venezolano Rómulo Betancourt sigue generando reflexiones en el acontecer de la sociedad de nuestro país. El llamado «padre de la democracia venezolana» ha sido nuevamente retratado en una producción cinematográfica nacional. Carlos Oteyza es su director.

En diálogo con Radio Fe y Alegría Noticias promocionó en primer lugar el estreno de «Rómulo resiste» a nivel mundial, vía streaming. Será este lunes 11 de octubre en dos horarios, en el huso de Venezuela. 3 y 30 pm y 7 y 30 pm.

Oteyza explicó que el largometraje versa básicamente sobre el segundo período de gobierno de Betancourt, desde 1956 a 1964. «Y se va a poder ver en todo el mundo, el lunes, gracias a la Internet, a través de la www.romuloresiste.com».

Para poder disfrutar de esta producción en línea sugirió adquirir los boletos mediante la plataforma denominada con el mismo nombre de la película. «Sobre todo para los millones de venezolanos que no están en el país».

Y para los cinéfilos del país «la película será estrenada en los cines el jueves 14 de octubre, en Caracas y en otras ciudades del interior como Valencia, Barquisimeto, Maracaibo y en San Cristóbal». Anunció que progresivamente llegará luego a otras localidades.

Todos los fondos recabados, por ambas modalidades, «serán destinados al Movimiento educativo Fe y Alegría», precisó el productor.

¿Por qué Rómulo resiste?

Sobre esta interrogante Carlos Oteyza quiso pisar firme para no caer en provocaciones en un país extremadamente polarizado en el contexto político y social.

Precisó que la pinta del RR de los años 60 se refería a «Rómulo renuncia», pintada en algunos espacios por militantes del PCV y del MIR. En ese sentido, utiliza la metáfora para la película con la frase «Rómulo resiste».

En sus remembranzas se inspiró en la resistencia el entonces presidente de Venezuela, electo democráticamente, durante 5 años «por un lado a la guerrilla y por el otro a los ataques de unos militares que no querían que Rómulo estuviera en el gobierno», al punto de propiciarle un atentado que acabó con la vida de su edecán en 1960.

Y no solamente de este aspecto en la vida política de Betancourt habla la película. «Trata también de cómo vivíamos para esa época. Había algo de violencia pero también bastante progreso. La inflación era del 1%. Había estabilidad en los precios».

En este punto es enfático en decir que «la historia de un país no solo se construye con los políticos sino también con nosotros, los ciudadanos».

Por esta razón el rodaje incluye testimonios, entre otros, de Américo Martín, Carlos Canache Mata, Edgardo Mondolfi Gudat, Fernando Falcó,
Elisa Lerner, Héctor Pérez Marcano, José Alberto Olivar, Lorena Puerta, Luis Betancourt Oteyza, Marco Tulio Bruni Celli, Orlando Andersen, Paola Bautista, Pedro Palma y Ramón Guillermo Aveledo.

Para Oteyza la película reafirma la fuerte convicción democrática de Rómulo Betancourt y los riesgos personales que enfrentó, así como el novedoso camino que tomó el país al salir de la dictadura cuando, luego de unas elecciones libres, forma un gobierno de coalición. De igual manera, registra la permanente presencia de Betancourt por la geografía nacional y su estrecho contacto con las multitudes.

No olvide la cita