Salud en Anzoátegui en el ojo del Huracán

Foto: José Félix Millán

Cansados de trabajar por un salario que no alcanza para las necesidades básicas, los trabajadores del Hospital Razetti de Barcelona exclaman: “No queremos morir”.

Esa consigna los acompañó durante varias protestas hechas en el mes de noviembre. Es que la crisis hospitalaria en Anzoátegui ha alcanzado los niveles más altos.

La carencia de todo tipo que padecen los centros asistenciales en la región ha puesto a los usuarios en la necesidad de tener que comprar hasta lo más elemental para poder recibir atención médica.

Así lo denunció la vicepresidenta del Colegio de Enfermeras de esta entidad oriental, Yolanda Yamale.

Equipamiento preventivo en cero

Desde la llegada del Coronavirus al país, el gremio de enfermeros ha venido denunciando el riesgo de contagio por parte del personal ante la falta de equipamiento preventivo; situación que en la actualidad sigue teniendo vigencia.

“La mayoría de nuestros colegas han sido contagiados con el virus. Gracias a Dios hemos salido airosas aunque otras colegas no lo resistieron y es triste “, lamentó Yamale.

De acuerdo la vocera, hasta mediados de noviembre más de 20 enfermeras habrían fallecido en todo el estado con sintomatología asociada a la COVID-19.

Números rojos

La intermitencia en los servicios de agua y electricidad, sumado al grave deterioro de la infraestructura del Razetti, vendría a ser la cereza del pastel en el trágico panorama de este centro Hospitalario.

Edinson Hernández, coordinador general del Movimiento de los Trabajadores de la Salud en Anzoátegui, declaró a Radio Fe y Alegría Noticias que solo cuentan con agua durante media hora al día, lo que dificulta la labor y el lavado tan necesario en tiempos de pandemia.

“El agua lo que dura es media hora y duras 24 horas más sin agua. ¿La luz? Eso es apagones constantemente, ¿Qué te quiero decir? Que nada funciona”, expresó Hernández.

Los voceros del sector salud reiteraron la disposición de seguir en pie de protesta hasta que haya una justa reivindicación salarial y condiciones para garantizar una atención de calidad al pueblo de Anzoátegui.