Se pierden 5 mil hectáreas de plátanos por inundaciones en el Sur del Lago

Tras las lluvias registradas desde la semana pasada en los municipios Colón y Francisco Javier Pulgar del Zulia, se han perdido 5 mil hectáreas de plátano.

Las lluvias además afectaron 60 fincas y a 800 productores por el desbordamiento del rio Chama ubicado en el estado Mérida. Así lo informó a Radio Fe y Alegría Noticias el productor José Atencio.

Atencio aseguró que cuando ocurren las intensas lluvias, “que el agua viene con fuerza”, el dique se rompe porque no recibe ningún mantenimiento por parte del gobierno regional. Destacando además que el río Chama no tiene canalización.

“No tenemos ningún tipo de maquinaria. Los productores deben pagar eso; una hora de máquina está costando 50 dólares, imagínese cómo estamos trabajando… con las uñas”, agregó.

Sobre esta situación, el gobernador del estado Zulia, Omar Prieto, informó que hay 500 viviendas y más de 2 mil personas afectadas por las inundaciones que originaron la ruptura del dique. Destacó que hay un equipo desplegado para atender dicha emergencia.

A la vez, el mandatario regional anunció que este jueves visitará los municipios afectados para ofrecer las ayudas necesarias.

Por su parte, José Atencio expresó la disposición que tienen los productores agropecuarios de trabajar articuladamente con el gobierno, por lo que esperan la visita del gobernador y demás autoridades.

Sobre la pérdida de plátanos, alertó que “empezarían a escasear y aumentaría el precio en la ciudad”.

Habitantes de Colón sacaron de su bolsillo

No es la primera vez que los municipios del Sur del Lago se inundan. Cada vez que llega la época de lluvias, sus habitantes viven en alto riesgo. De igual manera se pierden grandes cantidades de siembras.

Jose Atencio agregó que para el 2018, cuando se registraron inundaciones, las comunidades y los productores se organizaron para recaudar la suma de 20 mil dólares para reparar el muro de contención.

“Tuvimos más de seis meses con el río Chama desbordado y estuvimos más de 6 meses recogiendo la plata. Se hizo una lista y dependiendo del tamaño de la finca de cada productor, se iba colocando un monto quincenal y buscamos una empresa contratista”, explicó.

Sin embargo, “con la lluvia volvió a partirse”, lamentó Atencio.