Se registra festival de apagones en el Bajo Apure

Línea Horqueta Calabozo
Foto: Senderos de Apure

Este 27 de septiembre se registra un festival de apagones en San Fernando de Apure y los municipios Biruaca, Pedro Camejo y Achaguas. Desde las 11 de la mañana y pasadas las 6 de la tarde se han producido 4 interrupciones repentinas del servicio eléctrico.

El primer corte se presentó a las 11 y 15 am. Este fue de corta duración de solo 10 minutos. Pero cuando el reloj marcaba la 1 y 38 de la tarde, y en medio de una intensa ola de calor en el llano apureño, se registró el más largo. El servicio fue restituido a las 3 y 45 de la tarde.

Cuando ya los más de 300 mil habitantes de estos 4 municipios del llamado Bajo Apure se disponían a preparar la cena con las cocinas eléctricas, porque en muchos hogares no hay gas, se produjo la tercera afectación, pasadas las 6 de la tarde. El corte duró 15 minutos.

Seguidamente a las 6 y 35 minutos se volvió a presentar una nueva falla del fluido eléctrico, consistente en los coloquiales «pestañeos» que duraban segundos.

Según los usuarios son los peores porque no da tiempo de desconectar los artefactos, equipos y computadoras.

Hasta entrada la noche desde Corpoelec Apure no había pronunciamiento oficial sobre los apagones.

Fuentes vinculadas a la Zona de Defensa Integral de la región aseveraron que se trató de una avería en la línea La Horqueta Calabozo de 230 Kv, que proviene desde el estado Aragua, pasa por algunas zonas de Guárico y alimenta los circuitos del Bajo Apure.

En los últimos 8 años, desde el 2013, estas fallas han sido recurrentes en esta zona del estado Apure, sobre todo cuando se generan alteraciones del servicio eléctrico de esta magnitud.

A ciencia cierta se desconoce qué ocurre en la línea mencionada. Las autoridades militares de Apure han dicho que ellos mantienen una vigilancia extrema en las sub estaciones eléctricas de San Fernando y Achaguas para evitar algún saboteo.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Servicios de la región, Vito Vinceslao, reflejaba que había recibido una alta cantidad de reportes sobre aparatos y maquinarias dañadas en algunos comercios.

Las pérdidas también se reflejan en alimentos dañados por la falta de refrigeración, además de equipos de bombeo de agua potable. El comerciante igualmente se quejaba de las fallas porque además ellos deben cancelar altas tarifas del servicio «que no funciona»