Sector Core 8 de Puerto Ordaz se ahoga entre aguas servidas y la basura

167
Core 8 Puerto Ordaz
Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias

Las cloacas del sector Core 8, Puerto Ordaz, Bolívar, colapsaron y sus ciudadanos solicitan con urgencia la asistencia gubernamental para una reparación profunda y que cambien la tubería que se tapa cada quince días.

Algunos de sus habitantes informaron a Radio Fe y Alegría Noticias que el sistema de aguas servidas de este urbanismo está colapsado. También los comerciantes y transeúntes deben lidiar con las aguas residuales a su paso. 

El señor José Gregorio Cedeño, habitante de esta comunidad y además propietario de una popular “sala web”, detalló que el problema data de, al menos, cinco años.

Asegura que esta zona fue urbanizada para cierta cantidad de habitantes y que la sobrepoblación, tanto de viviendas como de comercios, causó la sobrecarga de los servicios públicos hasta llegar al punto actual. 

El deterioro del sistema de aguas residuales ha sido progresivo, tanto así que incluso ha llegado a mezclarse con el agua potable, como ocurrió en septiembre de este mismo año cuando la red de cloacas de cinco manzanas quedó obstruida. “El agua que estamos consumiendo se mezcla con el agua de las cloacas”, denunciaron. 

Los vecinos consultados opinan que la situación debe ser analizada y enfrentada por los entes gubernamentales, ya que en este punto, el caso requiere de reparaciones profundas y complejas como sería el rediseño de la red de cloacas adaptado a la población actual. 

Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias

Azucena Beterri es una vendedora informal de alimentos, entre sus productos se pueden ver verduras, algunas hortalizas y viveres. El puesto de Azucena está prácticamente sobre un pozo de aguas negras, sin embargo la necesidad de trabajar la obliga a estar en esas condiciones, pues tiene que mantener a seis nietos. 

Azucena dice sentirse preocupada por la salud de los niños, ya que la manzana 82 donde está su casa, tiene las cloacas tapadas. “No es que no lo han venido a arreglar si han venido, pero eso sigue igual. Lo destapan y al otro día eso está tapado otra vez”, declaró. 

La asistencia de los camiones vacuum, solo les da una solución momentánea. Los mismos operadores de los equipos dicen que las tuberías ya no se dan a basto.

Funcionarios de Hidrobolívar aseguran a los vecinos que “cuando destapan por un lado se tapa por otro lado”, esto, según ellos, se debe a que la laguna de oxidación a donde van a reposar estas aguas también está colapsada, ya que recibe las descargas de una invasión cercana conocida como “12 de octubre”.

Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias

¿Qué dice Hidrobolívar? 

El líder vecinal Nelsón Betancourt informó que el lunes 8 de noviembre un grupo de vecinos se apersonó a la empresa para entregar un documento en el que solicitan, formalmente, la inspección al sistema de cloacas para determinar la magnitud del problema. 

Anteriormente habían asistido, en varias ocasiones, a hacer los reclamos y a solicitar la ayuda, pero las peticiones nunca han sido tomadas en serio, según nos informó Betancourt.

La semana pasada, finalmente les dijeron que la empresa no recibe reclamos, denuncias o peticiones de manera verbal, por lo que debían dirigir un documento firmado por los vecinos para que pudieran procesar dicha solicitud. 

En conversaciones extraoficiales entre vecinos y algunos ingenieros de Hidrobolívar, se pudo conocer que se trata de “un mega problema”, así lo dijo uno de los expertos.

Aparentemente, tiene que ver con la tubería central y eso implicaría romper calles, levantar asfalto, meter tubos nuevos, entre otros movimientos de tierra, operaciones que deben ser muy bien planificadas para evitar causar el menor impacto tanto a la zona comercial, como a los residentes. 

Betancourt agregó que “es un trabajo que además requiere de voluntad política, que la alcaldía y la gobernación dispongan de los recursos porque es un trabajo muy grande, pero hay que ver también que estamos siendo afectadas miles de personas, entonces esto es necesario y urgente porque hablamos de un problema de salud pública grave”. 

La acumulación de basura es otro problema en Core 8/Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias

Problemas de salud 

Yohan Ávila es otro vecino que pide a las autoridades que se aboquen al problema. Dice que es necesario crear un plan para corregirlo de forma urgente, ya que todos se enfrentan a mucha insalubridad por el estancamiento de esas aguas, lo cual ha generado entre los habitantes enfermedades como sarna, vómito, diarrea, enfermedades respiratorias, entre otras. 

También reportaron que debido a la exposición al agua putrefacta y a los pozos donde se concentran zancudos, la población ha comenzado a enfermarse con frecuencia de dengue, y paludismo. 

La UD-337 de Puerto Ordaz tampoco cuenta con un centro de salud a donde los vecinos puedan acudir. El Centro de Diagnóstico Integral (CDI) del sector, prácticamente, no funciona y si alguien logra ser atendido, no recibe el tratamiento indicado pues ellos no cuentan con insumos. 

Educación en abandono

Mientras entrevistamos a una señora preguntando por los servicios públicos, una adolescente que se encontraba cerca y escuchó, levantó su voz y dijo “¿y el liceo? enmontado”. 

La jovencita no perdió la oportunidad de expresarse y dijo “eso está todo sucio, ni lo pintaron, ni cortaron el monte, nada”. 

Efectivamente, el Liceo Nacional Robert Serra de Core 8 se encuentra abandonado. La maleza es lo primero que se puede ver, hay basura, paredes sucias y peladas, el color de la pintura se ve opaco y triste para un año escolar que acaba de iniciar. 

Así como esta jovencita, los adultos también opinaron que la institución educativa no está en buenas condiciones para recibir a los más de 800 estudiantes que conforman la matrícula de este plantel. 

Servicios básicos “a media asta”

Como en el resto de Ciudad Guayana, el aseo urbano no funciona. La recolección de desechos sólidos es tan deficiente en Core 8, que han tenido que disponer de lo que ellos llaman un “peladero” para tirar la basura. Los zamuros son los principales invitados en esta fiesta de desperdicios. 

La basura se puede observar también, aunque en menor cantidad, en la mayoría de las calles. Los roedores, insectos y animales rastreros también llegan rápidamente a las casas luego de haber pasado por la basura. 

Cuando la acumulación es muy grande, se ven obligados a quemarla y esto causa enfermedades respiratorias en niños y adultos. 

El suministro de agua no es totalmente deficiente, pero si presenta fallas. Aunque Hidrobolívar anuncia los días y horas de corte, a muchos vecinos les cae de sorpresa la falta de agua y se quedan sin el vital líquido. 

La queja con respecto al agua, es más que todo por su estado, pues aseguran que llega sucia y con olor de río. Nadie se atreve a tomarla ni siquiera hervida, esto ha causado que se incrementen los gastos en los hogares, deben sumar la compra de agua potable, la cual oscila entre 0.80 y 1,5 bolívares. 

Lo que sí es muy escaso en esta zona es el gas doméstico, Azucena Beterri aseguró que hace más de un mes que se llevaron los cilindros para hacer las recargas y aún siguen esperando. Comentó que su única opción en este momento para cocinar, es prender un fogón en su patio. 

Asimismo, la señora explicó que esto le ha causado afecciones respiratorias, pero que debe hacerlo para darle de comer a sus nietos. 

El CLAP es otro de los servicios que más deficiencias tiene en el sector. La bolsa de alimentos suministrada a través de los Consejos Comunales, llega cada dos o tres meses. 

Con respecto a este tema, los vecinos denuncian que existe discriminación, ya que siempre tratan de dejar por fuera a las personas que no son adectas al Gobierno. Además, detallan que hay muchos retrasos en las entregas y que las bolsas llegan en malas condiciones. 

“A veces llegan abiertas, con los productos rotos, esos paquetes se ven feos y cada vez cuesta más y trae menos”, denunció una joven madre que prefirió no identificarse. La mujer añadió que si espera que llegue el CLAP se muere de hambre con sus hijos. 

A pesar de la flexibilización decretada por el Gobierno Nacional para reactivar la economía los últimos dos meses del año, los vendedores de esta zona puntualizaron que ven el mismo movimiento de antes y que las ventas no han aumentado. 

Los habitantes de la UD-337 lo que piden a las autoridades es que solucionen el problema de las aguas servidas, ya que esto afecta su calidad de vida en todos los sentidos. Ellos dicen estar dispuestos a colaborar con los trabajos que acarree la obra, pero que necesitan que Hidrobolívar y el gobierno regional se avoquen lo antes posible.