Shakira y Leopoldo: Underground

127
Shakira y Leopoldo

La conseja popular indica que lo mejor es lavar los trapitos sucios en la casa pero tanto ella, como él se dejaron de «pistoladas» y expusieron sus inconformidades, molestias, incomodidades y arrecheritas a vox pópuli.

Encendieron el ventilador y el barro salpicó, salpicó y salpicó hasta el infinito y más allá, evidentemente salvando la distancia entre ella (mega estrella pop, plus ultra, recontra wow) y él en Venezuela, hispanoamérica y parte de Paraguaná (un político más).  Y los espectadores en eso: pendiente de los brollos y chismes que no nos gusta pero… carajo… ¡cómo nos entretiene! sobre todo, en este mundo globalizado, donde el espectáculo y el divertimiento, por muy serio que sea, el asunto nos eleva exponencialmente nuestra cuota de dopamina. Full hedonismo.

«Esto es pa’ que te mortifiques, mastique, y tragues, tragues y mastiques. Yo contigo ya no regreso ni que me llores ni me supliques». Así de punzo penetrante es la letra del último hit parade -como se decía antes- de la autodenominada loba colombiana que le dio a su ex, pa’ comer y pa’ llevar.

El descendiente del mismísimo Simón Bolívar hizo lo propio con sus «iguales» de la oposición. Leo arremetió en contra de Tomás Guanipa, Julio Borges, Henrique Capriles Radonski y el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, que buscan «acomodarse» con el gobierno de Nicolás Maduro, por lo que a su juicio las primarias para elegir un candidato unitario están en «pico e’ zamuro».

Luego de que Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática se encargaron de darle «sepultura» al gobierno interino de Juan Guaidó que después de cuatro años dejó pendiente las «tareas» del cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Al menos no con resultados evidentes.

«Clara-mente no es como suena» – canta Shakira con sorna- y a las «oposiciones» venezolanas se les agota el tiempo porque el sonido de «play ball» de las elecciones presidenciales está a la vuelta de la esquina.

«La política ha experimentado una banalización…que significa que en ella la publicidad y sus eslóganes, lugares comunes, frivolidades, modas y tics, ocupan casi enteramente el quehacer antes dedicado a razones, programas, ideas y doctrinas». Así escribió Mario Vargas Llosa en su libro La Civilización del Espectáculo (2012).

Esperemos que la vida privada de Shakira tome el rumbo que ella personalmente desee pero que las nuestras, la de un país entero «facture» en elevación del discurso político con proyectos y propuestas y redunde en calidad de vida para los venezolanos.

Rogelio Suárez es periodista y conductor del programa De Primera Mano. @rogeliosuarez

Las opiniones expresadas en la sección Red de Opinadores son responsabilidad absoluta de sus autores