Sigue sin aparecer niña secuestrada en Táchira

Referencial/Noticiero Digital

Este viernes 8 de enero se cumple una semana del rapto de la niña de 4 años Antonella Maldonado Roa en la población de San Juan de Colón, municipio Ayacucho, Táchira.

Ese día unos hombres fuertemente armados interceptaron al tío de la pequeña, que andaba caminando con ella, y se la arrebatan de sus manos y en medio del forcejeo le disparan al hombre, dejándolo mal herido.

El hecho ocurrió en el barrio Pérez de Tolosa de esa población tachirense, frente al estadio de béisbol.

Hasta la fecha nadie conoce quiénes practicaron el secuestro y por qué razones. La familia y toda la población de Ayacucho anda consternada.

Pero la conmoción trasciende a todo el Táchira. El obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Mario Moronta, pide todos los días, en sus oraciones, por la liberación de la niña.

De hecho, fue una de las primeras voces relevantes que elevó sus plegarias a los captores para que la regresaran sana y salva.

Desde entonces, en la entidad y en varias regiones del país se han activado cadenas de oración por Antonella.

Los cuerpos de seguridad siguen en su búsqueda pero a una semana del rapto no hay señales positivas.

Un informe de varias ONG de derechos y monitores de violencia e inseguridad presentado a finales de 2020 reflejó que Táchira fue el estado con más secuestros en el 2020, al sobrepasar la cifra de 50.

Y el nuevo año no ha empezado nada bien con este doloroso caso.