Tamara Suju: «no voy a conciliar con una tiranía»

La abogada defensora de derechos humanos Tamara Suju se negó este viernes 14 de enero llegar a un acuerdo con el hijo del presidente Nicolás Maduro, pues resaltó que no va a “conciliar con una tiranía».

Suju expresó esto en el acto de conciliación que se le celebró posterior a que Nicolás Maduro Guerra realizara acciones legales contra ella por un ‘tweet’ donde le acusaba de formar parte de la «banda criminal» de su padre.

“No voy a conciliar con una tiranía, no tengo nada que conciliar con quienes han hecho que Venezuela sufra la peor crisis humanitaria que ha tenido el continente americano en toda su historia, con quienes han asesinado, detenido, torturado y violado a venezolanos, con quienes se aprovechan de las riquezas de Venezuela para enriquecerse, corromper y financiar partidos en el exterior», declaró a  Europa Press.

La activista venezolana señaló en su tuit que el presidente Maduro se encontraba haciendo ajustes en su “banda mafiosa” y así «no perder el control por las pugnas internas que hay en la banda criminal que él mismo encabeza y seguir negociando lo que queda en el BCV (Banco Central de Venezuela), el oro, las riquezas, el petróleo, etc».

Acompañó sus palabras con una foto donde se visualizaba a Nicolás Maduro junto a su hijo, así como a la vicepresidenta Delcy Rodríguez, a Jorge Rodríguez, presidente de la AN, y al empresario colombiano Álex Saab, detenido en Estados Unidos.

Nicolás Maduro Guerra, quien también es diputado nacional, pretendía con la demanda de reconciliación que la defensora de derechos humanos “reconociera que ese ‘tweet’ había lesionado su honor”, algo en lo que Tuju se ha negado.

Frente a esta acción “se abre ahora el plazo de un año para que el hijo del dirigente venezolano decida si formaliza una demanda o una querella por injurias y calumnias”.

La abogada además de haberse negado, ha reafirmado en sus pronunciamientos que considera que el gobierno venezolano es «un conglomerado criminal» que «ha cometido crímenes de lesa humanidad».