Tasa de mortalidad desciende en Mérida

Gustavo Páez, coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia en Mérida. Foto: Rossana Mosquera.

De acuerdo a los datos aportados por el Observatorio Venezolano de Violencia en el estado Mérida, en los últimos años descendió la tasa de muertes violentas tras la migración de los venezolanos.

Gustavo Páez, coordinador del Observatorio en la región, manifestó a Radio Fe y Alegría Noticias que en el año 2017, la tasa arrojó 27 muertes violentas por cada cien mil habitantes. En el 2018 descendió a 25 casos.

“Este aparente descenso que también se refleja en 17 estados del país, puede estar implicado por varias hipótesis. Está demostrado que las personas que emigran están entre los 20 y 40 años de edad y las víctimas o los victimarios están concentradas en estas edades”, señaló.

Muertes por resistencia a la autoridad

Algunos de los casos de muertes violentas que se han registrado a nivel regional y nacional se debe a la resistencia a la autoridad.

“Hay muchas muertes a manos de los distintos organismos de seguridad del Estado que están siendo tan letales, que no solamente ocasionan la muerte del delincuente, sino también a personas inocentes en edades de 20 a 40 años”, aseguró Gustavo Páez.

Las protestas ha sido uno de los recientes escenarios que dejan marcadas a algunas familias venezolanas.

“Hay muchos homicidios que no son esclarecidos y que quedan subregistrados por distintas razones y eso genera opacidad en las cifras. Es muy probable que en Venezuela ocurran más homicidios por resistencia a la autoridad”, aclaró.

Robos “por hambre”   

La inseguridad en las calles es otro de los patrones reflejados en los últimos meses, donde el merideño optó por “guardarse” en su casa más temprano.

“Debido a la pérdida del poder adquisitivo, cierre de comercios, sistema de transporte público y el incremento de la inseguridad, la gente se recoge a las 5 o 6 de la tarde. Eso hace que los delincuentes se trasladen hacia las viviendas a robar por hambre”, aseguró.