Quedan sin luz más de un millón de personas en EE.UU.

23

La tormenta invernal que mantiene a Estados Unidos con temperaturas por debajo de cero, dejó a más de un millón de personas sin electricidad en diferentes regiones, la mayoría de los apagones se registraron en el noreste de la nación, en estados como Nueva York, Maine, New Hampshire o Connecticut.

El portal Poweroutagey señala que más de 860.000 personas han perdido el acceso a la electricidad, en los estados mencionados anteriormente. Por su parte, 534.000 personas padecieron cortes de energía en la región de Nueva Inglaterra, que incluye a los estados Maine (250.000), New Hampshire (100.000), Massachusetts (68.000) y Connecticut (50.000).

En la mitad atlántica del país se contabilizan más de 330.000 ciudadanos perjudicados. En Nueva York, 90.000, en Pensilvania, la cifra es de 80.000, mientras que en Virginia o Maryland se superan los 60.000 clientes sin servicio eléctrico. 

Alertas del NWS

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NWS, por sus siglas en inglés) declaró que una gran tormenta invernal en curso seguirá produciendo nevadas y vientos fuertes hasta el sábado, que repercutirán en 200 millones de estadounidenses. 

“La ráfaga ártica que ha sentido gran parte del frío del país frente se extenderá a los estados del este. Escalofríos peligrosamente fríos en el centro y este de los EE. UU. el fin de semana festivo. Las temperaturas frías y los peligrosos vientos helados crearán un riesgo potencialmente mortal para los viajeros que quedan varados, particulares que trabajan al aire libre, ganadería y animales domésticos”, indicó el NWS sobre los peligros de la tormenta invernal.

El NWS subraya que existen amenazas de inundaciones costeras y tierra adentro para el noreste producto de las fuertes lluvias sobre una capa de nieve que se derrite y aumenta los impactos de las inundaciones. “Se pronostican inundaciones costeras importantes aisladas debido a los fuertes vientos terrestres”.

9 fallecidos, vuelos cancelados e inundaciones 

CNN reseñó que todos los modos de viaje (aviones, trenes y automóviles) están imposibilitados, cientos de carreteras permanecen cerradas y ayer más de, 5700 vuelos internos, de llegada o salida, fueron cancelados. En Nueva York, las inundaciones a lo largo del Ferrocarril de Long Island obligaron a cerrar temporalmente parte del ramal de Long Beach. 

En el centro-norte de Kansas, tres personas murieron en accidentes automovilísticos separados el miércoles por la noche; en Kentucky, tres personas fallecieron debido a la tormenta, incluidas dos en siniestros de tránsito y otra persona por una “vivienda insegura” en Louisville, indicó el gobernador Andy Beshear. 

Asimismo, en Ohio, cuatro personas murieron “como resultado de accidentes automovilísticos relacionados con el tiempo” y otras resultaron heridas, según el gobernador Mike DeWine.

Se pronostica que Washington verá su segunda Nochebuena más fría desde 1989. En Nueva York, será la Nochebuena más fría desde 1906. Chicago espera que las temperaturas repunten por encima de cero, experimentando su Nochebuena más fría desde 1983. 

Bomba ciclónica

En su avance hacia el este por todo Estados Unidos, se espera que la tormenta se convierta en un “bomba ciclónica”, una tormenta que se fortalece rápidamente y que expide 24 milibares de presión en 24 horas. 

Los gobernadores de, al menos, 13 estados, incluidos Georgia y Carolina del Norte aplicaron medidas especiales para responder a la tormenta. Las declaraciones de estado de emergencia en varios estados incluyen la activación de unidades de la Guardia Nacional.