Trabajadores del Hospital de Mérida protestaron por mejoras salariales

Aristóbulo Rosales, presidente de hospitales y Clínicas reiteró que los pacientes con enfermedades crónicas mueren a diario por falta de medicamentos. Foto: Rossana Mosquera.

Luego de creada una comisión por parte del Consejo Legislativo de Mérida para investigar los centros de salud, este martes un grupo de trabajadores del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes protestaron exigiendo un salario justo y otras necesidades.

Carlos Monsalve, directivo del sindicato de hospitales y clínicas del estado Mérida, expresó su solidaridad con el director del centro de salud, Ignacio Sandia, e indicó a Radio Fe y Alegría Noticias que la comisión debe velar por la dignificación del personal del Hospital.

“Nosotros, como organización sindical, le pedimos a los representantes del Consejo a que equipen los hospitales con insumos médicos. Estos hospitales se están cayendo de sucios y de porquería porque no tenemos jabón para limpiar los pisos”, señaló.

Monsalve lleva varios años de servicio en el Hospital Universitario de Los Andes percibiendo 37 mil 500 bolívares quincenales mientras que una camarera recibe 27 mil bolívares. Esto lo tiene angustiado debido a que no encuentra cómo llevar el sustento diario para su hogar.

“Los salarios no nos alcanzan ni para comprar una harina. Yo no se cómo dice el gobierno que estamos bien cuando nos están matando de hambre. En este hospital se mueren los pacientes porque no hay medicamentos”, aseguró Monsalve, quien considera que un trabajador debe ganar 500 dólares mensuales.

Por su parte, Aristóbulo Rosales, presidente del sindicato, afirmó que “aquellos pacientes con enfermedades crónicas, hemofílicos y renales se están muriendo en sus casas porque no tienen ni pasaje para venir al hospital donde tienen un personal dispuesto a atenderlos pero sin insumos”.

Dieron a conocer algunas necesidades                   

Ana Quintero, ascensorista del Hospital, explicó que todos los servicios del área de descanso se encuentra en malas condiciones desde hace 2 años. Por esta razón, el personal debe dormir bajo humedad, en colchones con hongos y malos olores.

Ante esta situación, el 29 de noviembre del año 2018 los trabajadores otorgaron un documento al legislador Jesús Araque haciendo la solicitud de colchones nuevos y mejoras en los cuartos que aún no han sido atendidas.