Trabajadores en Panamá defienden sus derechos ante la pandemia de COVID-19

Organizaciones sindicales, empresarios y gobierno panameño mantienen un diálogo para alcanzar medidas que protejan la economía sin afectar a los trabajadores.

Durante estos encuentros, los sindicatos han tomado medidas para garantizar sus derechos.

Según el Secretario General de la organización Convergencia Sindical, Eduardo Gil, los empresarios intentan aprovechar la coyuntura para hacer reformas al Código de Trabajo, lo que obliga al gremio a estar alerta.

“Todos nuestros esfuerzos fueron orientados a garantizar que se respeten los derechos de los trabajadores y sus familias y, sobre todo, que no se aprovechara esta crisis como una excusa para impulsar una reforma laboral, que es una vieja aspiración del sector empresarial y de la oligarquía panameña”, dijo el dirigente.

Gil manifestó que la pandemia de COVID-19 encontró a los trabajadores en una situación de “profunda desigualdad”, en la que los ciudadanos siempre son los más afectados.

“La única forma de equilibrar esa balanza es a través de la movilización y de la acción política, que estaba, logicamente, bloqueada, producto de las medidas sanitarias que se adoptaron para prevenir el COVID”, dijo Eduardo Gil.

Tras los trabajos, los sindicatos lograron en las discusiones el compromiso del Estado y los empresarios a no reformar el Código de Trabajo y la reglamentación de algunas medidas, como los despidos, “para evitar abusos”.

Además, presentaron una propuesta para legalizar el “teletrabajo”, una modalidad cada vez más practicada en el país y que no cuenta con las protecciones y garantías del empleo tradicional.