UE intenta mediar en conflicto entre Azerbaiyán y Armenia

Este lunes 28 de septiembre un comunicado de la sección de la diplomacia internacional de la Unión Europea da cuenta que el organismo intenta aplicar todas las vías diplomáticas para mediar en el conflicto bélico entre Azerbaiyán y Armenia, cuya reactivación se registró este fin de semana con cruentos combates de ambas fuerzas militares.

El máximo representante de la política exterior de la UE, Josep Borrell, ha ratificado que logró tener contactos con los ministros de relaciones exteriores de los dos países para gestionar una solución mediada que ponga un alto al fuego de inmediato.

Por otro lado, el portavoz de Borrell, Peter Stano, ha defendido el “intenso” trabajo diplomático de la UE en la zona con el foco puesto en rebajar las tensiones militares, después de que se hayan reportado varias decenas de muertos en las filas de Armenia y Azerbaiyán.

Stano confirmó que “ha habido contactos a distintos niveles. Estamos muy activos para establecer canales con todos los actores que puedan ayudar a frenar las hostilidades”.

Por otro lado, exigió al gobierno de Turquía que cese en su apoyo a Arzebaiyán toda vez que esta “contribución turca” lo que hace es aumentar las tensiones entre ambos en el plano militar.

Origen del conflicto

Los enfrentamientos entre los dos países de Europa oriental comenzaron a mediados de julio de 2020, cuando se produjeron combates en la zona que separa la región de Tovuz (Arzebaiyán) de la provincia armenia de Tavush, cerca de Georgia, a varios cientos de kilómetros de Nagorno-Karabaj, que es desde 1988 un punto de disputa entre Armenia y Azerbaiyán.

Azerbaiyán insiste en recuperar su integridad territorial, mientras que Armenia defiende los intereses de la autoproclamada república. El conflicto vivió una escalada de violencia en abril de 2016 y, si bien se logró pactar un alto el fuego, se siguen registrando enfrentamientos esporádicos en la zona fronteriza.

Para impulsar una solución negociada del conflicto, se instituyó en 1994 el llamado Grupo de Minsk, copresidido por Estados Unidos, Rusia y Francia.

El grupo incluye además a Alemania, Bielorrusia, Finlandia, Italia, Suecia y Turquía, así como a Armenia y Azerbaiyán, y la ‘troika’ de la OSCE, los países que representan la Presidencia de turno, la anterior y la siguiente.

Con información de Europa Press