Un descuido salvó a Morella

29
Foto cortesía: Crónica Uno

La historia de Morella ha recorrido las pantallas de miles de venezolanos al conocerse su secuestro por más de 30 años en manos de su propio novio.

Las redes sociales estallaron el pasado 5 febrero cuándo se hizo pública la historia de “Morella”, nombre que le dieron para proteger la identidad de la mujer que estuvo secuestrada por su novio, Mathías.

Él la mantuvo privada de su libertad por 31 años cuando, finalmente, el pasado 24 de enero encontró unas llaves olvidadas que le permitieron volver a su libertad.

La relación de Morella y Mathías comenzó cuando ella tenía apenas 17 años de edad y él le propuso irse a vivir juntos. Allí comenzó un entorno de violencia en el que Mathías le prohibió comunicarse con sus familiares además de limitarla a estar dentro de un apartamento encerrada y sin bombillos, víctima también de violencia sexual y maltratos de diversa naturaleza.

Al poder liberarse de su captor y encontrar el apoyo suficiente para denunciar todo lo ocurrido, su familia relató que Morella está en casa a salvo pero distinta: pide permiso para sentarse y acercarse a las ventanas, cosas que tenía prohibidas bajo el dominio de Mathías.

Respecto a este caso, la coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa, Avesa, Magdymar León, explicó que la “violencia psicológica tiene unos impactos muy profundos en la psique de la persona. Una de las primeras cosas a las que apunta esta violencia es a anular la toma de decisión, anular los criterios o la opinión de la víctima. Lo que tu digas, pienses o reflexiones, no tiene valor”.

Ante una situación tan radical como la que estuvo viviendo Morella, “por supuesto que ella no se siente segura para absolutamente nada. Ha perdido la seguridad en todo lo que ella pueda opinar, proponer o hasta en cosas sencillas. Son manifestaciones de violencia que son muy frecuentes.”

León explicó que ahora Morella debe comenzar a rehacer su vida como una bebé. “Es empezar, pasito a pasito, a confiar nuevamente en sí misma, en tener la posibilidad de experimentar sobre sus decisiones, sobre sus ideas”, dijo.

También destacó que la única denuncia formal de la que tiene conocimiento es la de Morella, aunque la investigación de la periodista Yohana Marra, quien primero dio a conocer el caso a través del portal Crónica Uno, revela que hay otras dos mujeres víctimas de Mathías , así como la hija de una de ellas nacida en cautiverio.

Para Magdymar León, el caso se encuentra en etapa de audiencias preliminares donde el Tribunal a cargo debe decidir si existen elementos de prueba para ir a juicio y cuáles serían los delitos por los cuales estaría acusado Mathías .

Morella en el espejo de Linda Loaiza

Magdymar León comentó que el antecedente más noticioso del caso de Morella podría ser el de Linda Loaiza, quien estuvo secuestrada durante cuatro meses por su propio novio.

El hecho ocurrió en marzo de 2001 cuando ella tenía solo 18 años de edad. Durante su cautiverio, sufrió de agresiones sexuales y físicas. Al ser liberada del llamado “monstruo de los Palos Grandes”, Linda debió someterse a más de 10 cirugías pues su rostro quedó desfigurado.

Sobre este caso, León acotó que “el acceso a la justicia en su momento fue bastante tortuoso porque el agresor estaba vinculado a figuras de poder en el país”.

Por lo que pidió que “no se repita en este caso la misma historia en cuanto a su acceso (de Morella) a la justicia. Esperamos que el camino a la justicia de esta mujeres sera expedito.”