Una Palabra Oportuna No. 1016

Oración de la mañana. Jueves 25 de marzo de 2021.

Por Mireya Escalante.

Verdaderos hijos de Dios. Juan 10, 31-42

A Jesús intentan apedrearlo porque habla de su Padre y hace buenas obras, no en balde se dice que solo se le tiran piedras al árbol que da buenos y provocativos frutos.

Para ser auténticos hijos e hijas de Dios y que nos crean, se tienen que ver nuestras obras. Pensemos que hay muchas personas que nunca han leído la Palabra de Dios y no pueden saber cómo es Él, sino a través de lo que hacemos y de cómo vivimos.

Que esa sea la clave para entender cómo es nuestro Dios: el que ama al excluido, misericordioso con el pecador, que no hace distinciones entre unos y otros, que quiere la felicidad para todos.

¿Reflejamos a ese Dios, con nuestro actuar? Sí, si lo que priva en nosotros es el amar al otro, perdonar, no excluir…Pero si es el egoísmo, el poder, la soberbia, la comodidad, lo que determina nuestro actuar, podemos decir que somos cristianos, pero no transparentaremos al Padre.

Pidamos al Espíritu ir constituyéndonos día a día en verdaderos hijos e hijas de Dios.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.