Una Palabra Oportuna No. 1074

Oración de la mañana. Sábado 01 de mayo de 2021.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en día del trabajador

Señor Jesús, hay muchas cosas que pueden cambiar, a mejor, en la propia vida y en la de los demás. Oportunidades de seguir construyendo humanidad. También existen realidades que no podemos forzar: sentimientos, aciertos, errores, situaciones que nos desbordan, rechazos, incapacidades… En esta lucha por crear y recrear no estamos desarmados. En las mil historias en las que tenemos que desenvolvernos estudios, trabajo, en la búsqueda de nuestro espacio vital, en las preguntas por el sentido de la vida… contamos con la guía de un Dios que habita en lo profundo de nuestra historia.

Con la fuerza de un espíritu que anima cada latido de nuestro corazón. Con la luz del Evangelio, en ella nos muestras una forma concreta de vivir. Es importante mirar hacia fuera para descubrir nuevas posibilidades, es útil fiarse, más allá de la propia fragilidad. Hoy nuestro café reúne un sabor y aroma especial: trabajo, dignidad, entrega generosa y transformación. Nos acompaña San José, el obrero de Nazareth, quien te formó en los valores, en estos valores de justicia y libertad. De búsqueda del bien común y del pan para todos. Queremos seguirte en estos momentos en los que hay que seguir, salir adelante, no tirar la toalla. 

Porque al final las tormentas dan paso a tiempos tranquilos, al amanecer lleno de esperanza. Porque, en medio de la lentitud y el aparente fracaso, la realidad se mueve, y los muros terminan por caer. Habrá que callar y otras veces hablar, ser profetas de esperanza que denuncian el mal y anuncian, buscan salidas a tantas pequeñas crisis cotidianas. Es la hora de seguir, siempre seguir con tus  estudios o tu trabajo, con tus proyectos, aunque no parezcan conducir a ningún sitio. Seguir adelante, en las relaciones importantes, en las búsquedas compartidas. Seguir, aun cansado. Seguir, sabiendo que, en tu fatiga, tu lucha y tu cansancio, siempre nos acompañas.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

!!!Feliz día del trabajador!!!

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.