Una Palabra Oportuna No. 1134

Oración de la noche. Domingo 30 de mayo de 2021.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Padre bueno, hoy hacemos cierre del mes de nuestra madre María ¡y qué bueno es hacerlo celebrándote a ti como comunidad, como diverso en medio de tu unidad! Hoy, día de la Santísima Trinidad, quiero gozarme contigo, quiero reconocer que el paradigma al que me invitas es al de la unidad en la diversidad y no al de la uniformidad. Tú estás en cada uno de nosotros de un modo distinto y eso es para nosotros un don.

Gracias por manifestarte para que te comprenda, gracias por el modo como te relacionas conmigo hablándome en el lenguaje en el que te pueda entender. Quiero recordar en este momento a todos los que me han ayudado a reconocerte vivo y presente en mi vida… Los encomiendo en silencio. 

Al mismo tiempo pido tu espíritu para que me deje llevar por él y para que Jesús sea mi modelo, mi paradigma de humanidad. Que le mire a Él a la hora de preguntarme qué es el ser humano.  Solo así, podré ser fiel al plan que me invitas a construir junto a ti. Señor, hoy celebro con la iglesia que quiere relacionarse contigo desde lo profundo. No dejes que me pierda creyendo que al llamarte Trinidad te he conceptualizado y he tomado tu esencia.

Siempre seguirás siendo aquel que se le apareció a Moisés  y le dijo que ÉL ES EL QUE ES. Dale la gracia a tu iglesia santa de saber que lo único que tenemos para hablar de ti es nuestro lenguaje limitado, nuestro lenguaje analógico. No nos dejes olvidar esto.

Danos tu amor y tu gracia que eso nos basta. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.