Una Palabra Oportuna No. 1344

Oración de la noche. Domingo 10 de octubre de 2021.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Padre de todos los seres humanos, en esta noche dominical acudo a ti para volver a mi centro que  eres tú. Me mueve el deseo de seguir la voz de tu espíritu y no buscarme a mí. Quiero entrar en contacto personal contigo y captar  tu modo de actuar de manera velada en mi vida, descubrirla de manera silenciosa allí donde menos me lo imagino. Cierro mis ojos para dedicar unos segundos a ello.

¡Señor, abre mi mente y mi corazón a tu presencia! Ahora quiero dejarme iluminar por tu palabra que hoy me interpela y me lleva a preguntarte, como el joven rico: ¿qué he de hacer para alcanzar la vida verdadera? Bien sabes que a veces, Señor,  vivo en la mentira, en la pantalla y que mi corazón anhela la vida verdadera. Agradezco por la gente a mi alrededor que percibo que vive su vida verdadera, aquellos que ya lo están viviendo…en silencio agradezco por ellos, sea uno o cien…

Paso a pedirte por la gente que anhela como yo encontrar en ti esa vida verdadera y pone los medios para hacerlo. Cumplir los mandamientos pero no solo eso, sino también dar todo a los pobres y luego seguirte. Te pido por las veces que no estoy a la altura de ese llamamiento…

Pido la bendición a María diciendo, Dulce corazón de María, sé la salvación del alma mía.

Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.