Una Palabra Oportuna No. 1358

Oración de la noche. Domingo 17 de octubre de 2021.

Por José Francisco Aranguren, SJ

Señor de vivos y muertos, hoy me acerco a ti para buscar tu paz. Me mueve el deseo del encuentro del hijo con su Padre que sabe que le ama con amor de madre. Hoy quiero ver tu actuar en mi vida mientras yo andaba «en lo mío». Quiero abrir los ojos para ver tu acción silenciosa. Hoy hago silencio y abro mi mente para ver esta semana de mi vida con tus ojos. Concédeme esa gracia…

Al hacerlo siento un profundo agradecimiento por estos momentos de sosiego y tranquilidad que me sacan de lo inmediato y me llevan a lo importante. Gracias por eso, porque solo allí puedo apreciar las cosas desde su importancia. Gracias Señor por eso.

Hoy tu palabra me vuelve a poner en situación, en discernimiento. Los demás discípulos se indignaron con los dos que pidieron los primeros puestos y tu hijo Jesús aprovecha para decirles que NO SEA ASÍ ENTRE UDS. Jesús entrega libremente su vida, su ser, su persona y me invitas a eso. Sabes bien que me oculto, me intento guardar para mí. Pero tú me descentras. Señor hago silencio para pedirte tu gracia que me ayude a dar mi ser, mi persona a los demás…

Cierro este bello y profundo momento poniéndome en tus manos de Padre y pidiendo la fuerza de tu espíritu.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.