Una Palabra Oportuna No. 1537

Oración de la mañana. Sábado 15 de enero de 2022.

Por Mireya Escalante.

No hay excusa (Marcos 2, 13-17)

La narración de hoy nos quita las posibles excusas que podamos tener frente al llamado que el Maestro nos hace, a cualquiera de nosotros y en cualquier momento. La invitación no cesa, porque nos necesita.

Todos deseamos un mundo diferente y eso nos anima a responder y colaborar con ese proyecto llamado Reino de Dios, es atractivo, nos emociona, nos convence, pero… no termino de dar el paso, me quedo estacionado y empiezan las excusas:

“Eso no es para mí, es para gente que sea de tal o cual manera”.

O, “mientras sea como soy no puedo ser de ese grupo de seguidores”.

“A mí déjenme de lejitos, los admiro, me parece muy bien, pero…no va conmigo”.

Son excusas, porque justo, lo que dice Jesús, es que Él no vino, a llamar a los justos, si no a los pecadores… o sea a nosotros.

¡Cuándo vamos a entender que no es con lo fuerte o bueno que somos que cuenta para realizar ese maravilloso proyecto!

La invitación nos la están  haciendo desde nuestra debilidad. No hay excusa que valga, solo depende de cada uno.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.