Una Palabra Oportuna No. 1540

palabra

Oración de la noche. Domingo 16 de enero de 2022.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

En esta noche me relajo, cierro mis ojos y me pongo en tu presencia. Quiero, Padre de la vida, entregarme a estar contigo un rato. Sé que no puedo dejar de estar en ti pero quiero hacerlo consciente y disfrutar de tu presencia que agracia. Hoy agradezco por lo que me has dado y por la gente que es capaz de experimentarte vivo y vivificante en su cotidianidad. Respiro profundo y agradezco en silencio…

Hoy hemos contemplado que tu hijo Jesús celebra las bodas de Caná. Es un relato simbólico. Quiero comprender que tú quieres estar conmigo en mi diario transitar. Que tú te nos manifiestas en todos los acontecimientos que nos invitan a vivir. No quieres que renunciemos a nada de lo verdaderamente humano como lo es la celebración pero si nos pides mesura, sobriedad. Tú quieres, Padre nuestro, que vivamos lo divino en lo que es cotidiano y normal pero nosotros nos empeñamos en verte solo en lo extraordinario. Quiero pedirte por quienes son incapaces de verte en su diario trajín. Ayúdalos a encontrarse contigo. Respiro y los encomiendo en silencio.

Señor, que podamos descubrir que el mejor vino está en el centro de cada ser humano y que allí estás tú. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.