Una Palabra Oportuna No. 1541

palabra

Oración de la mañana. Lunes 17 de enero de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en la Semana de oración por la unidad de los cristianos

Señor Jesús, me invitas a dejar lo viejo, lo desgastado, la rutina. Me propones desprenderme del espíritu deteriorado y débil con el que a veces vivo mi fe. Me llamas a más, a estar, trabajar con un amor y fervor renovado. Para que el amor sea nuevo cada día debe alimentarse con la oración y los sacramentos. Pedimos a María nuestra Madre, nos ayude a renovar el amor por ti, buscando continuamente la transformación interior.

La fe nace de un encuentro personal contigo que nos toca el corazón y da dirección, sentido a la existencia. Un encuentro que es posible gracias a la comunidad de fe y la sabiduría que nos ofrece tu Palabra, la vida nueva que como agua brota de ti a través de los sacramentos, de la fraternidad con todos y del servicio a los pobres, tu imagen verdadera. En nuestro café de esta mañana nos hacemos conscientes del don de la fe, que se conserva en los frágiles odres de barro de nuestra humanidad y la necesidad de trabajar por la unidad de todos los cristianos. En esta experiencia personal de fe vivida en Iglesia, podemos escuchar tus preguntas, buscar, y hacer camino juntos.

Hoy nos dejas una lección más. Los fariseos te preguntan sobre el ayuno y su observancia, tú vas más al fondo. Sabías que un día estaríamos, sin tu presencia, entonces ayunaríamos. Ahora tenemos que ayunar, porque estamos en peregrinación en este valle de lágrimas, sin alcanzar nuestra morada definitiva. La Eucaristía nos da fuerza en los problemas diarios, es sostén en el cansancio, vida en la enfermedad.

Allí sigues presente esperándonos, para que seamos saciados con el Pan de Vida, que hoy nos reúna para pedir de manera especial con toda la Iglesia por la unidad de los Cristianos.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.