Una Palabra Oportuna No. 1553

palabra

Oración de la mañana. Domingo 23 de enero de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en camino de conversión

Señor Jesús, en este domingo es bueno escuchar que nos anuncias: “Año de Gracia”, el Jubileo que los judíos celebraban cada cincuenta años y donde los pobres podían recuperar sus antiguas posesiones y, con ellas, el derecho a ser personas. Se perdonaban las deudas y los esclavos recuperaban su libertad. Jesús, al elegir este texto como programa de su vida nos está indicando el deseo que tiene de que no vivamos esclavizados, de que los bienes de este mundo estén bien repartidos, de que cambie la situación de los pobres y oprimidos.

 Apareces como un Dios desplegando todas las posibilidades del hombre: capacidad de ver, sanar, liberar, de dar buenas noticias a los pobres. Pasas por este mundo: “haciendo el bien a todos”. La Palabra de Dios se hace presente “hoy”. Y hay que cumplirla, es decir, llevarla al corazón y ponerla en práctica. En Nazaret, hoy ungido por el Espíritu, presentas con claridad, tu programa”, a tus vecinos, no hablas de pecados, de oraciones, sacrificios…Te fijas en el hombre humillado y dolorido.

Anuncias libertad a los ciegos y cautivos, ofreces un “Año de Gracia” a los pobres y oprimidos. A todos tus seguidores nos marcas el camino: La Iglesia tiene su puesto donde sufre el hombre herido. En los que no tienen pan, trabajo, techo o vestido, en los pobres, nuestro Dios quiere ser siempre servido. Te escondes en el hermano olvidado y deprimido. Quien lo sirve con amor, le da a su vida sentido. Que vivamos el compromiso de anunciar la libertad a los pobres y mendigos.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.