Una Palabra Oportuna No. 1777

palabra

Oración de la mañana. Sábado 14 de mayo de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en la Fiesta de San Matías

Señor Jesús, sabemos que  los días no son iguales. Los hay nublados, los hay claros, unos son fríos, otros calurosos. Lo mismo ocurre con tu palabra, hoy es día de fiesta, de sol sin ocaso. Compartimos el café con el apóstol Matías, fue invitado a unirse al grupo después de tu resurrección. Nos llamas amigos cuando afirmas que tu amor hacia nosotros llegó a tal extremo de dar la vida para expresar cuán grande es.

Gracias por querernos tanto. Tu única Ley, la del amor, la dejaste como testamento y norma suprema “que nos amemos unos a otros como nos has amado”. Amar a tu estilo nos distingue como cristianos. Es gastar la vida en el prójimo, es  amarlo. En el cristianismo el amor es un estilo de vida que nace en el corazón. ¿Se puede obligar a amar?  En el Cenáculo, Resucitado, enviado por el Padre, comunicas tu mismo Espíritu a los Apóstoles y con su fuerza los envías a renovar la faz de la tierra. Salir, marchar, no quiere decir olvidar.

La Iglesia en salida guarda la memoria de lo que sucedió aquí; el Espíritu Paráclito nos recuerda cada palabra, cada gesto, y nos revela su sentido. El Cenáculo también nos recuerda la amistad. “Ya no les llamo siervos, a ustedes les llamo amigos”. Nos haces tus amigos, nos confías la voluntad del Padre y te nos das. Ésta es la experiencia más hermosa del cristiano: hacerse tu amigo, y descubrir en el corazón que lo eres.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.