Una Palabra Oportuna No. 1871

68

Oración de la mañana. Jueves 30 de junio de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en camino de conversión

Señor Jesús, vengo a la oración para que cures mi parálisis espiritual, para que me levantes de la postración en la que he caído… aprovecharme del milagro permanente de tu amor. Ser sanado de una enfermedad siempre es motivo de alegría y agradecimiento, así fue para este paralítico, se sentía feliz, agradecido de poder caminar. Por eso no exige más. Tú que nos conoces por dentro, sabes que tenemos en el corazón ataduras internas, parálisis del alma, que nos impiden seguirte. No te limitas a dar al paralítico una curación externa para poder moverse por este mundo y no depender ya de otros.

Quieres liberar a este hombre de la parálisis interior, la que le impide caminar al viento del espíritu, en el mundo de Dios. Lo liberas del mal que lo agobia: “Tus pecados te son perdonados”. Su curación física sólo es la señal y garantía de tu poder para liberarnos de todo lo que nos impide ser felices y plenos. Esta fuerza liberadora se hace presente en el Sacramento del perdón y la alegría, lo vinculaste a un banquete, a una fiesta.

Siempre celebraste este sacramento en un contexto de banquete y de fiesta. Y es que para Ti no hay fiesta mejor que la de convencernos a todos nosotros que eres el Dios del amor, de la liberación, de la cercanía, de la alegría plena fruto del perdón y la reconciliación.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.