Una Palabra Oportuna No. 1926

83

Tips para discernir la realidad. Miércoles 27 de julio de 2022.

Por Luisa Pernalete.

Recoger lo que hemos sembrado                                     

Se acaba el año escolar. Hora de recoger lo que hemos sembrado.

Miremos lo que no tuvo resultado, las dificultades que no dependen de nosotros, pero también lo que pudimos hacer mejor. Recojamos los aprendizajes, lo que ensayamos y tuvo éxito, qué ayudó, qué abono pusimos. ¿Pudimos consultar a los alumnos sobre cómo se sintieron? ¿Les preguntamos qué sugerían para el próximo año?

Recojamos también qué nuevos retos se nos han presentado. ¿Podemos recuperar a los que se han ido? ¿Los “niños dejados atrás” los hemos atendido de manera especial? ¿El desaprendizaje por el tiempo de educación a distancia sigue siendo un reto? Y los “alumnos difíciles”, ¿cómo los atendimos?

¿Aprovechamos las oportunidades de actualización que se nos presentaron? De nuestros compañeros de trabajo, ¿qué aprendimos? ¿Logramos trabajar en equipo? ¿Qué elementos nos gustaría tener para nuestra formación el próximo año?

Recojamos las alegrías de este año. ¿Cómo nos sentimos al volver a clases presenciales? ¿Nos dio gusto estar de nuevo entre los estudiantes? ¿Les dijimos que estábamos alegres de volver a verles?

¿Cómo fue nuestra relación con las familias? ¿Fueron aliados o los convocamos solo para quejarnos?  ¿Pudimos cambiar la mano acusadora por la mano extendida?

Seguro hemos tenido una buena cosecha.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.