Una Palabra Oportuna No. 193

Una Palabra Oportuna

Actitudes. Jueves 7 de mayo de 2020.

Por Luz Bettina Fuenmayor.

Discernimiento

Las posibilidades en las que tenemos que elegir y optar se hacen cada vez más numerosas. Por eso el discernimiento es hoy más necesario.

Incluso, en los momentos de presión cuando nos sentimos perdidos y amenazados, cuando nuestras propias emociones nos agobian, nos abandonamos en las manos de Dios y encontramos una fuerza que nos mueve a buscar nuevos caminos.

Allí pedimos la gracia del discernimiento confiados en su bondad y ternura sabiendo que sanará nuestras heridas y nos mostrará el camino que debemos seguir para mantenernos fieles a su misión y contribuir a la creación de una mejor humanidad.

La gracia del buen discernimiento viene de Dios y se cultiva con oración, reflexión, lectura y buen consejo. Esto no nos aleja de nuestra vida cotidiana sino que nos ayuda a encontrar mayor claridad frente a las trampas que nos acechan. Pidamos esta gracia como lo hace el salmista. “Indícame Señor tus caminos. Enséñame tus sendas. Encamíname con tu fidelidad. Enséñame, pues Tú eres Dios mi Salvador”.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.