Una Palabra Oportuna No. 1943

54

Oración de la mañana. Viernes 05 de agosto de 2022,

Por Mireya Escalante.

¡A enamorarse! (Mateo 16, 24-28)

Al leer la Palabra de hoy, nos asusta su radicalidad: renunciar a nosotros mismos…,  para salvarse hay que perder…

Confieso que tratamos de ver cómo las suavizamos, porque cuesta entenderlas cuando lo más importante pareciera que es mi yo, mi vida,  o mi satisfacción.

Creo que a veces se nos olvida lo que decimos cuando estamos enamorados…  “te amaré toda la vida y mucho más…”, “contigo hasta el infinito…” o  “contigo pan y cebolla…”

Expresiones que demuestran a lo que somos capaces de renunciar.

Ahí creo que está la clave para entender la lectura: no es posible en frío pensar que si queremos salvar nuestra vida, tenemos que perderla, o renunciar a nuestro valioso yo, dándole prioridad al otro.

Esto no se puede entender, si literalmente no nos enamoramos de Jesús y su proyecto. Hay que enamorarse con ese amor loco, que nos hace perder la sindéresis y las perspectivas.

Existe un amor a primera vista, que crece con  el conocimiento del otro. Es eso lo que tenemos  que hacer para darle sentido a estas palabras, conocer a profundidad a Jesús, para que crezca nuestro amor y confianza hacia Él.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.