Una Palabra Oportuna No. 2026

76

Actitudes. Miércoles 14 de septiembre de 2022.

Por Luisa Pernalete.

Educar con sentido      

Se acerca el inicio del nuevo año escolar. Buen momento para preguntarnos para qué educamos y si los estudiantes bajo nuestra responsabilidad, le encuentran sentido a nuestras orientaciones.

Educar no es algo “mecánico”, es sacar lo mejor de cada educando, para que desarrolle sus potencialidades, para que aprenda a convivir fraternalmente, para que aprenda a resolver problemas de la vida diaria, para que aprenda de sus experiencias, para que tenga herramientas y pueda seguir aprendiendo toda la vida, para que podamos construir el Reino de Dios, de paz, de fraternidad, de justicia, aquí en la tierra. No es cualquier cosa, pues.

Para ello, debemos partir de los intereses de los estudiantes. Hay que conocer a los alumnos: sus problemas y preocupaciones concretas, su entorno familiar, sus sueños – hay que ayudarles a soñar en caso de que no lo estén haciendo -… Partir de todo esto no significa quedarnos en eso. La buena educación estimula la curiosidad, enseña a ser preguntones, como lo recomendaba Simón Rodríguez, abre ventanas, introduce nuevos intereses y retos, como por ejemplo el cuidado del planeta, de la Casa Común, como nos lo recuerda frecuentemente el papa Francisco.

Haz tu equipo de compañeros y mucho ánimo.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.