Una Palabra Oportuna No. 2030

59

Actitudes. Viernes 16 de septiembre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Ser Agradecidos

Según San Ignacio de Loyola el hombre es creado por Dios para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y resulta muy significativo que el primer verbo que resalta Ignacio es alabar. La alabanza va unida al agradecimiento, al reconocer lo mucho que se nos ha dado y se nos da. De hecho, todo lo que somos y tenemos es regalo: la vida, la familia, la salud, los alimentos, la palabra, la risa y la sonrisa, la fe, las personas que nos valoran y nos quieren, los árboles, los ríos, los animales…

La vida agradecida se convierte en alabanza y uno empieza a comprender la importancia de vivir agradeciendo. A pesar de todos los problemas, carencias y sufrimientos, la vida y todo lo que la posibilita, es un don maravilloso que debemos acoger cada día en actitud de agradecimiento y alabanza.

El agradecimiento pide además reaccionar con gozo y expresar la alegría de vivir recibiendo todo de Dios, especialmente el gran regalo de su amor, roca segura y firme sobre la que asentar nuestras vidas a pesar de nuestras incoherencias, faltas e infidelidades.

Quien no es capaz de alabar y agradecer tiene en su interior algo dañado que necesita sanar.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.