Una Palabra Oportuna No. 2035

82

Oración de la mañana. Lunes 19 de septiembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza

Señor Jesús, iniciamos nuestra semana con la lámpara encendida, una luz que se entrega con sencillez. Cuando amamos a otros expresamos nuestro amor a Dios. Nuestros gestos concretos de generosidad y bondad son maneras de ser lámparas que alumbran. Hoy nos pides poner atención a nuestra forma de escuchar. Darme cuenta si mi oración está llena de distracciones, o si mi mente anda siempre en una carrera, necesito parar y atender.

Si solo veo deficiencias perderé todo; si soy capaz de reconocer, apreciar y recibir las bendiciones, puedo confiar en la grandeza de Dios y su amor. En esto consiste la misión del discípulo. Tu palabra nos llama a vivir en la luz y la verdad, sin importar el costo. Predicar el Evangelio, a veces con palabras, y cada día y en todo momento con el testimonio de vida. Ser cristiano es un desafío. En tiempos de lucha estoy tentado de ocultar mi luz, para permanecer anónimo, para estar en silencio por vergüenza.

Te suplico: cuando la llama de mi lámpara tiemble y se desvanezca, fortalece su brillo y déjame que nuevamente sea un portador de luz, un guía de esperanza para todos aquellos con quienes me encuentro diariamente.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.