Una Palabra Oportuna No. 2049

119

Oración de la mañana. Lunes 26 de septiembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza

Señor Jesús, nos ofreces una nueva oportunidad de crecer y ser mejores. Iniciamos la semana con una hermosa enseñanza: ser como niños.  Enseñas la verdadera actitud, la de los niños. La docilidad, la necesidad de consejo, de ayuda, porque el niño es precisamente el signo de esa necesidad, de docilidad para ir adelante… Este es el camino. Los que están más cerca de la actitud de un niño están más cerca de la contemplación del Padre.

Los discípulos se peleaban sobre quién era el más grande entre ellos: había una discusión interna… el afán de poder que nos convierte en esclavos de la apariencia. ¡Qué difícil es mantenerse sencillo en una sociedad tan trivial como la nuestra, de tanta competencia absurda! Todos queremos más: el ascenso, la promoción, el prestigio, el aparentar… Es preciso liberarse de la tiranía de la fachada, para vivir en la verdad de nuestro ser; sanar nuestra historia, iluminar tantas zonas oscuras y liberar tantos miedos que nos atan.

Solo así podremos disfrutar la alegría y sencillez de los niños para acoger gozosamente tu voluntad, para  ser “importantes” en el Reino de los Cielos. La felicidad no viene del mucho tener, ni del gran saber; es planta fina, cultivada en la pureza del corazón y que da sus frutos en la paz y sencillez de vida. Te complaces en los limpios y sencillos, te pedimos nos concedas un corazón pobre y humilde para gozar de la vida con la alegría y la paz, ser testigos de tu bondad entre los hombres. Ser misioneros de tu amor, que ayude a los demás con el espíritu de las bienaventuranzas, sabiendo tener apertura y sencillez.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.