Una Palabra Oportuna No. 2053

111

Oración de la mañana. Miércoles 28 de septiembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza

Señor Jesús, al iniciar la oración, atentos y en silencio escuchamos tu palabra: “El Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”. Un llamado y alerta a revisar nuestra vida sobre el vacío de cosas materiales. Qué bueno poder decirte que las cosas de este mundo: ni la fama, ni el poder, ni el dinero me interesan. Solo me importas Tú… Entramos en la escena…“mientras vas de camino a Jerusalén, te encuentras con algunos hombres, probablemente jóvenes, que prometen seguirte dondequiera que vayas”.

Ante su iniciativa te muestras muy exigente, advirtiéndoles que no tienes una morada estable, y que quien elige trabajar contigo en el campo de Dios ya no puede dar marcha atrás. A otro le invitas a seguirte, pidiéndole un corte radical con los vínculos familiares. Estas exigencias parecen demasiado duras, en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del Reino de Dios, que se hace presente en ti.

La radicalidad al Amor de Dios, que eres el primero en obedecer. Quien renuncia a todo, incluso a sí mismo, para seguirte, entra en una nueva dimensión de la libertad; “caminar según el Espíritu”; ser libres porque nos has liberado.  Nueva forma de libertad: estar los unos al servicio de los otros. Libertad y amor coinciden.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.