Una Palabra Oportuna No. 2064

96

Actitudes. Lunes 03 de octubre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Promover la Solidaridad

En estos días en que se nos propone el individualismo y el sálvese quien pueda, como caminos para alcanzar el éxito personal, es urgente que promovamos con insistencia la solidaridad. Educar en y para la solidaridad supone despertar la responsabilidad, la compasión y el sentido de justicia. En palabras de San Juan Pablo II “la solidaridad es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos responsables de todos”.

La solidaridad verdadera nos libera de la demagogia y la retórica, de la ambición y el egoísmo, del afán de poder y de tener. El dinamismo de la solidaridad comienza cuando el otro deja de ser extraño y entra a formar parte de nuestra vida, de nuestros sentimientos, preocupaciones y ocupaciones. Tenemos que empezar a sentir el hambre de los otros como nuestra propia hambre, los golpes a los que protestan y reclaman sus derechos esenciales como si nos los dieran a nosotros.

Sufrir con los desvalidos su inseguridad, falta de medicinas y ausencia de servicios públicos, y trabajar por superar los problemas de la injusticia, la miseria y la desesperanza. Solo cuando las personas aprenden a ver, sentir y sufrir por los demás, podemos hablar de una educación que empieza a transformar vidas.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.