Una Palabra Oportuna No. 212

Una Palabra Oportuna

Oración de la mañana. Martes 12 de mayo de 2020.

Por Herlinda Gamboa y voz de Yulitze Mayurel.

Señor Jesús, nos vuelves a regalar la paz. Esa paz que nos invitas a vivir es necesario construirla cada día, trabajar porque sea realidad en cada espacio de nuestra vida… En casa, en el diálogo, la escucha, las relaciones… La paz fruto de la justicia. Nos despierta tu saludo acompañado por un aroma de armonía y confianza. Saboreamos la esperanza de justicia y verdad indispensables para alcanzar la paz que todos pedimos, anhelamos y buscamos. Esa paz que hoy nos regalas como signo de tu presencia resucitada.

Rezamos y nos comprometemos con nuestra tierra sacudida por el dolor que nos deja tanta guerra absurda y cruel. La incertidumbre del mal que nos agobia y amenaza la vida. Eres el Dios de la paz. «Tú guías sabiamente la historia, escucha nuestra súplica. Los idiomas se confunden como hace siglos en la torre de Babel. Somos hijos del mismo Padre que tú nos revelaste y no sabemos ser hermanos, el odio siembra miedo y muerte.

Danos la paz que promete tu Evangelio, aquella que el mundo no puede dar. Enséñanos a construirla como fruto de la justicia. Escucha la súplica de María, Reina de la paz, y envíanos tu Espíritu Santo, para reconciliar en una gran familia a los corazones y los pueblos». Rezamos y agradecemos el servicio generoso de consolar, aliviar y curar de nuestras enfermeras. Bendice sus manos, fortalece su corazón y llena de sabiduría sus mentes.

Dales tu amor y gracia que eso les basta. Amén. Aleluya… Aleluya… Aleluya…

PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.