Una Palabra Oportuna No. 2148

81

Tips para discernir la realidad. Lunes 14 de noviembre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín

La verdad, el arma de los que trabajan por la paz y la justicia

El próximo miércoles 16 de noviembre, se cumplen 33 años del asesinato de 6 sacerdotes jesuitas en San Salvador. Los asesinos entraron a la universidad en la noche, fueron habitación por habitación sacando a los padres que dormían, los obligaron a salir al jardín y ahí los masacraron con crueldad.

Además, para no dejar testigos, asesinaron también a Elba Ramos, la empleada doméstica que trabajaba con los padres y a su hijita Celina, que con tan solo quince años se abría a la vida como una flor y que esa noche se había quedado a dormir con su mamá porque la ciudad estaba muy convulsionada.

¿Pero por qué los mataron? ¿Por qué dispararon sus armas de muerte contra ellos que solo tenían sus voces desarmadas?

La respuesta es sencilla: por esgrimir el arma de sus voces incansables en procurar la paz y la justicia. Por promover el diálogo y la negociación, en vez de la violencia y la guerra. Por creer que el pueblo tenía una palabra que decir,  y esto, para los que viven acostumbrados a acaparar para ellos la tierra, las riquezas, el poder, la palabra resultaba intolerable.

Los mataron por creer en la palabra como camino para el entendimiento, como cauce para crear vida. Los mataron por decir la verdad. Con frecuencia, decir la verdad resulta peligroso. Decir la verdad es disipar la ignorancia y combatir la miseria.

Con tupresencia Señor, saldremos fortalecidos.